Opinión

Una asociación para tapar la cor´rupción


— Ernesto Castillo Martínez —

Los que nos están llevando al fondo de la cloaca tienen nombre, apellido y cargo: Miguel Obando Bravo, cardenal arzobispo metropolitano de la Iglesia Católica; Arnoldo Alemán Lacayo, ex alcalde Managua, ex presidente de la República y espurio ex presidente de la Asamblea Nacional, y Daniel Ortega Saavedra, expresidente de la República, diputado a la Asamblea Nacional y secretario general del FSLN.;


Sin el mínimo de vergüenza, y hasta con arrogancia exhiben sus propios vicios desde sus cargos en vez de las calidades éticas que deberían acompańar las posiciones que ocupan.;


La asociación para tapar la corrupción, urdida en las conversaciones Obando-Ortega, Ortega-Alemán, que son del dominio público, y la que seguramente sostuvieron Alemán y Obando con los mismos fines, viene a santificar, política y eclesiásticamente, no sólo sus propios vicios, sino la corrupción generalizada que está pudriendo la moral de la nación.;


Los tres han optado porque sigamos siendo ahogados en la inmoralidad.;


Pues bien, la desvergüenza de los poderosos: Obando, Ortega y Alemán, ha sido suficiente para la aprobación y bendición que le permita a Roberto Rivas ser reelecto por unanimidad al cargo de Presidente del Consejo Supremo Electoral. ;


Como si se tratara de lavar dinero sucio han pretendido lavar la inmoralidad a ;
Roberto Rivas. De paso exhibieron la inmoralidad institucional e individual que campea en el Consejo Supremo Electoral y la Contraloría General de la República.;


Los contralores, colegiados y ensogados, recurrieron a triquińuelas, propias de leguleyos mańosos, que a nadie engańan, para obedecer a los amos a quienes los ata la soga, y en menos de dos días transformaron a Rivas de indiciado públicamente de corrupción, Ąhasta por la misma Contraloría! en depositario de la responsabilidad de conducir el ejercicio democrático y ético para que los nicaragüenses elijamos autoridades.;


No les importa seguir escarneciendo a quienes carecen de lo mínimo para sobrevivir. Seguirán apańando a los saqueadores de hoy y de mańana. El primer acto del reelecto Roberto Rivas, fue solicitar para él y los cómplices que lo reeligieron, un aumento salarial de 38 mil a 92 córdobas mensuales, sin incluir las regalías y trampas, para que siga el derroche.;


Será problema del Presidente de la República, ingeniero Bolańos y su gobierno, si se dejan ahogar en la inmundicia. La lucha contra la corrupción y la Nueva Era, solo pasarían, entonces, a nuestra triste historia política, como un débil y titubeante intento de salir de la cloaca.;


Una cosa sí es segura: llegará el momento en que la población, empobrecida, avasallada por la corrupción, no podrá soportar más que se les hunda en una miseria moral y económica como víctimas impotentes.;


Ya la juez Juana Méndez obtuvo protección policial para evitar sufrir dańos de parte de los corruptos. La juez o consideró que la protección que le brindan las autoridades no es suficiente, o no cree mucho en ella; por eso optó por cargar permanentemente en su cartera un potente revólver 357 para brindarse su propia defensa.;


Las víctimas de la corrupción sin protección oficial ¿también, como la juez Méndez portarán en cartera o cintura su 357 o recurrirán a cualquier tipo de recursos, al margen de las leyes, la prudencia y el ejercicio democrático para defenderse de los corruptos? Y, entonces, ¿quién controlará el caos, a quiénes proteger, y de quiénes protegerse?;