Opinión

¿La vida humana, una mercancia mas?


— Dr. Eddy Zepeda Cruz —

En estos tiempos de globalización, tecnología y libre mercado, todo lo que el ser humano necesita para vivir puede convertirse en mercancía, y por ende, ser lucrativo.;


Sucede entonces que la necesidad de estudiar y de vivir (salud y educación), que hasta hace unos pocos ańos eran considerados como Derechos Humanos (según declaración de las Naciones Unidas) hoy son simplemente mercancías, que venden a quien puede comprarlas, los eficientes administradores con master y postgrados.;


Son frecuentes, (aunque desconocidos por la mayoría de la población) los casos de muchas personas que son mal atendidas por las Empresas Previsionales, pero por temor de ser despedidos en sus centros de trabajo no protestan. Los mencionados administradores deben cumplir con indicadores de Ťeficiencia y eficaciať, que no persiguen más que ahorrar al máximo en los costos de atención para que quede el mayor porcentaje del percápita asignado por el INSS.;


Esa Ťeficienciať en los ahorros significa a veces, casi siempre, el riesgo de la vida de más de un o una Ťclienteť (pues lamentablemente en eso han convertido al paciente).;


Siguiendo el flujo de tal estrategia, vemos que la primera valla a cruzar es la de la clasificación (consulta general), donde quedan entre un 70 a 85 % de los demandantes de servicios, los que deben conformarse con las ofertas básicas de diagnóstico, laboratorio y de medicamentos (los más baratos por supuesto).;


De tener suerte, se avanza hasta la segunda vlla, debiendo esperar sí hasta 2 ó 3 meses para una atención especializada, llegando con el mínimo de costos. ;


De necesitarse una cirugía, y teniendo suerte o palanca, es probable alcanzar en la programación de las 8-10 o hasta 12 semanas futuras, pues la lista está demasiado cargada (solo imaginemos que hay Empresas Previsionales con más de 40,000 Ťclientesť, y que reciben mas de C$100.00 por cada uno de ellos, sean o no atendidos cada mes). Negocio redondo, verdad?.;


En el camino se tienen que esquivar por supuesto todos aquellos procedimientos que incrementen costos, no importa que con ello se disminuya la calidad en la atención.;


Así funciona la magia de los flamantes empresarios de la salud.;


La evidencia es palpable: ¿cuántos hospitales y clínicas han aparecido desde que se privatizó la salud, bajo el flamante modelo chileno de Empresas Médicas Previsionales?, cuantos empresarios modernos, que comercian con la salud, tiene registrado la DGI?.;


Hace pocos días se proyectaba la cinta Medidas Extremas, con Denzel Washington, y cuyo libreto o argumento podría parecer de ciencia ficción para alguien del primer mundo. Seguramente que a un habitante del tercer mundo eso le parecería lo que mira a diario en su país. A cualquiera de nosotros, para no ir lejos.;


Debemos reflexionar sobre ¿cómo llegaremos a la tercera edad?, ¿con qué calidad de vida, si seguimos recibiendo este tipo de atención?.