Opinión

La foto del capitalismo


— Bayardo Altamirano L. —

A los que pregonan las bondades de la libre empresa voy a dedicarles un comentario sobre el sistema capitalista retratado en Nicaragua y en los Estados Unidos.;


El afán de lucro distingue a los organismos mercantiles de los dedicados a actividades caritativas o académicas. El lucro es la ganancia legítima que se obtiene de un negocio, pero desarrolla en alto grado soberbia y egoísmo. Por eso las iglesias de Osorno y Obando alertan a los políticos y empresarios a no caer en la insensibilidad social. ;


Cuando se juntan el afán de lucro y la ambición política desmedida los resultados son catastróficos. Véase el caso de Alemán. Por eso el gobierno no debe justificar de ninguna manera privilegiar el mercado sobre las atenciones sociales.;
;
Pero no solo en Alemán hay que ver el retrato del capitalismo con sus vicios de voracidad y corrupción ilimitadas. La revista Fortuna, le dio a Enron durante seis ańos consecutivos el galardón como la empresa más innovadora del planeta. Todos aplaudían. Hasta que descubrieron que la multinacional era culpable de ocultar pasivos, engańar a sus empleados y a miles de accionistas externos y a financiar las campańas políticas de demócratas y republicanos, juntos y al mismo tiempo.;
;
Los ejecutivos de Enron se las sabían todas. Utilizando información confidencial, vendieron sus acciones con ganancias espectaculares antes de declarar la quiebra de la empresa. Mientras les prohibían a sus 15 mil empleados vender las acciones del fondo de retiro. De esa manera les ocasionaron pérdidas por mil 300 millones de dólares. ;


Enron le pagaba a la firma Arthur Andersen, 50 millones de dólares anuales para que auditara su contabilidad y al mismo tiempo indujera a los empleados a invertir su jubilación en acciones de la empresa. Andersen le proporcionaba la ingeniería financiera para controlar un imperio de empresas independientes. Constituidas a nombre de los directivos y capitalizadas con fondos y acciones de la compańía controladora. ;


Eran la magnífica mampara para esconder las pérdidas. El secreto maquiavélico consistía en revelar sólo una parte de la información a los interesados. Accionistas, empleados, socios y consultores financieros.;


Ante el escándalo político, el Congreso estadounidense investiga el caso. Los legisladores preparan leyes para exigir a las autoridades mayor control. Tapan el pozo después que se ahogo el chavalito. El vicepresidente Cheney está en el mingo y amenaza con crear una crisis constitucional negándose a entregar al Congreso las notas personales de sus múltiples reuniones con los ejecutivos de Enron para trazar la política energética de la actual administración. ;


Pero luego distraen a todos con la guerra contra Irak. Solo les pido que se acuerden de lo que dijo Nerón en el Capitolio. Pane et circus.