Opinión

El otro lado de la Huaca


— Francisco J. Gutiérrez* —

Asaltar los recursos del Estado y ofertar las riquezas del país a un precio, que hubiera hecho desistir al mismo Fausto de vender su alma, han sido las características más sobresalientes de los gobernantes de Nicaragua, desde que en 1527 Pedro Arias de Ávila conocido como Don Pedrarias Dávila, especialista en genocidios indígenas y otros tormentos, engendrara a esta casta de políticos de rapińa, muy comunes hoy en toda Latinoamérica. ;


El escándalo encabezado por Arnoldo Alemán conocido en todo el mundo como La Huaca (tesoro oculto), es una bofetada en la otra mejía del país, un eslabón más de la pesada y vergonzosa cadena de corrupción, que de manera impune ha frenado históricamente el despegue económico de Nicaragua, multiplicando el hambre, profundizando la miseria y promoviendo el éxodo de su población hacia los Estados Unidos.;


En sólo seis ańos entre 1997 y el 2002, la voracidad de Alemán hizo palidecer de vergüenza la fortuna acumulada durante medio siglo por la familia Somoza y por el nivel de organización de su red, dejó como simples aficionados a los líderes sandinistas, cuando en 1990 luego de ser derrotados en las urnas por Violeta Chamorro, ejecutaron un gigantesco Ťoperativoť de robo y saqueo conocido como La Pińata.;


Según datos de la Procuraduría General de Justicia de la República de Nicaragua, la Huaca del ex presidente alcanzó la modesta cifra de 124 millones de dólares, en una compleja red bancaria compuesta por instituciones y sociedades financieras que lavaban el dinero robado al estado de Nicaragua: En Panamá, Miami y Luxemburgo. Al igual que sus homólogos de la región como Bucarán, Salinas de Gortari o Fujimori, Alemán y su pandilla probaron plato por plato el menú completo de la corrupción.;


A lo interno del país pusieron al servicio personal todo el engranaje productivo del estado, así, construyeron palacetes veraniegos, una carretera privada de 3 millones de dólares, un helipuerto, mejoraron la capacidad productiva de sus fincas e instalaron infraestructura en telecomunicaciones, energía eléctrica y agua potable para sus propiedades, todo sin pagar un sólo centavo.;


Con el refinamiento de un personaje de Oscar Wilde y la opulencia de una estrella de Hollywood, Alemán y su camarilla recorrieron el mundo, los mejores hoteles y restaurantes en cuatro continentes, noches en el hotel Taj Mahal de la India, el Ritz Carlton o el Biltmore de Miami, compras de artículos y accesorios de las firmas Cartier y Versace, compras de perfumería fina, joyas exquisitas y alfombras lujosas en Egipto y la India, todo cubierto con la famosa tarjeta American Express pagada con fondos estatales hasta por un monto de 1.8 millones de dólares.;


Mientras Nicaragua subía al cuadrilátero regional a disputarle a Haití, la triste corona continental de los pesos completos de la pobreza, Alemán usurpaba el presupuesto nacional dejando sin medicinas a los enfermos, sin pensiones a los jubilados y sin ayuda a las víctimas del huracán Mitch. ;


El actual presidente del país, ex vicepresidente del mismo período del despojo y hoy paladín de la cruzada anticorrupción Enrique Bolańos, al igual que el gobierno norteamericano de la época y la empresa privada nicaragüense, actuaron como los tres famosos monitos que acompańaban a Gandhi: ojos, oídos y boca respectivamente tapados, ellos nunca vieron, oyeron o hablaron del mal.;


El otro lado de la Huaca de acuerdo a los analistas políticos locales se parece mucho a la Caja de Pandora y no es para menos, el dinero lavado y reciclado financió la campańa de Enrique Bolańos y adicionalmente el mismo Bolańos y su vicepresidente José Rizo, recibieron contra todos sus instintos y sus débiles barreras morales y éticas, un pedazo del pastel en complementos salariales ilegales. Durante el gobierno de Alemán, también las compańías norteamericanas fueron mayoritariamente beneficiadas por generosas concesiones pesqueras, mineras y forestales, que incluyen unas 3 millones de hectáreas en la profundidad boscosa del país.;


Asimismo las exoneraciones ilegales a la banca y a la empresa privada bajo la mano del hoy reo Byron Jerez, el recaudador fiscal de Alemán, deterioró el presupuesto nacional en beneficio del gran capital criollo, por ejemplo el edificio de la familia Pellas, una construcción aburguesada que resalta como una prótesis de lujo en el terremoteado rostro de Managua. El adefesio que costó 20 millones de dólares evadió tres en concepto de impuestos, de igual manera edificios similares como Metrocentro, Plaza Inter y el Holliday Inn evadieron otro tanto.;


En el pasado mes de Septiembre mes de la patria en Nicaragua, la nación inició un ajuste de cuentas con Alemán, frente a las montańas de pruebas la juez Juana Méndez famosa en el país por tener la rareza de cumplir con su trabajo, dictó un fallo condenatorio contra La familia y los principales colaboradores de Alemán, algunos de ellos prófugos dentro de los Estados Unidos, como es el caso del ex ministro de hacienda Esteban Duque Estrada, acto seguido sus archi-enemigos los sandinistas junto con sus antiguos correligionarios liberales se unieron para conseguir una apurada mayoría en la Asamblea Nacional, que al fin consiguió suficiente kriptonita, para debilitarle sus súper poderes políticos dentro del parlamento.;


Mientras el gobierno de Nicaragua rueda de costado, se sienta o hace el muertito para conseguir los favores usureros del FMI, Bolańos clama a la Administración Bush por una ayuda de 100 millones de dólares que al menos respalde su novedosa campańa anticorrupción, pero la visita del subsecretario Otto Reich a Nicaragua y su respaldo estrictamente protocolario a su causa dejó frustradas sus expectativas. ŤQuisiera que pusieran el dinero donde ponen las palabrasť dijo Bolańos al Washington Post refiriéndose a los Estados Unidos.;


En tanto a Alemán no parece preocuparle la posibilidad de perder su inmunidad y enfrentar la justicia, sabe que en los círculos de poder donde él fue aceptado no les gusta lavar su ropa interior en público y piensa tal vez, en la dulce posibilidad de perderse bajo la neblina del exilio para disfrutar su botín.;


La realidad una vez más supera la ficción, para sus más fieles seguidores envueltos en un asombroso paroxismo servil, Alemán volverá a ser pronto según ellos, presidente de Nicaragua.;


*Ecólogo y periodista nicaragüense.