Opinión

Lavado de dinero y venta del país


— Constantino Pereira Bernheim —

El gerente perpetuo del Banco Central, con bombas y platillos ha anunciado que cuenta con la anuencia de la AID y los sabios consejos del FMI, (organismos denunciados por John Stiglitz, premio Nobel de Economía) para proceder al último esfuerzo acelerado de ocultar y borrar muchas de las pruebas vivientes y resto del vestigio de lo que ha sido el lavado de dinero perpetrado por las cúpulas y carteles en las quiebras bancarias. Con esta venta, se termina de dar el jaque mate a los esfuerzos de la ciudadanía y al coraje de la jueza Arias y al del Procurador espiritual del pueblo, Alberto Novoa, al destapar el fondo y alcance del saqueo nacional.;


Se trata de la venta por subasta de casi C$ 6 mil millones de riqueza nacional a la codicia internacional, pues pese a la abundancia de liquidez de la banca nacional, ésta pareciera que no está en capacidad de absorber un volumen tan grande, ni quiere peligrosamente indisponerse o malgraciarse con miles de pequeńos, medianos y grandes productores incorporados a la más grande inducida crisis agropecuaria de los últimos 100 ańos. ;


Es más, el gerente afirma, habrá que darlos a precio de guate mojado porque de lo contrario no se vende nada. Una vez más se respira en el ambiente que habrán coimas internacionales y con el beneplácito de quien siempre las ha promovido: el Fondo Monetario Internacional. De esta manera se espera que no haya más cuestionamientos, pues la lavandería de los nuevos dueńos dará honor a las fortunas mal habidas. ;


Se trata nada más ni nada menos que de una nueva y colosal pińata. ¿Y qué esconde esta pińata? Más allá de la relación acreedor-deudor que define una relación privada, fraudulenta en nuestro caso, se trata de una crisis nacional cuyas implicaciones sociales son de una envergadura nacional cuya solución mediante una medida o Ťshockť externo está inspirada en el sometimiento de los términos de intercambio completamente fuera del control de los productores. No se trata de confiscar a deudores mala paga, sino de una crisis estructural que afecta las raíces y cimientos de la nación y que como crisis nacional pone en juego la suerte de la economía rural, y cuya solución debe ser nacional, menos costosa y más equitativa, allende la perversa racionalidad de la acumulación de la burbuja financiera, puesto que ese dinero así recaudado pasará en gran parte a manos de banqueros. ;


Es bien sabida la causa fraudulenta de las quiebras bancarias y como el Banco Central las apańó con la venta de Certificados Negociables de Inversión (CENISs), y como no es el inexistente déficit fiscal el origen de la iliquidez gubernamental sino la gigantesca deuda interna. La Coordinadora Civil ha propuesto una reestructuración de la deuda a un plazo mayor y renegociar la tasa de interés a un porcentaje similar al valor del dinero actual; pero hay más, se debe eliminar la deuda irreal y falsa inducida por el extinto BANADES por dańos y perjuicios a los caficultores, y si existe remanente debe reestructurarse en función de los precios internacionales del café y éstos no cambiarán mientras no se implemente en Centroamérica una bolsa de valores especializada en un contrato de café de otros suaves (OSK(C)).;


La subasta de las propiedades de los productores es un crimen social de rasgos salvajes y canallescos, una amenaza a la paz, una villanía descomunal; representa un traspaso masivo de patrimonio nacional valiosísimo a manos privadas extranjeras a precios subvencionados. Esta pérdida de patrimonio nacional es de tales proporciones que empalidece y supera con creces a la mismísima huaca.;


¿Puede un comprador internacional optar por otros rubros o proponer soluciones que no hayan ya considerado los productores nacionales? Si compran es porque ya tienen amarrado con el FMI y el Banco Central las medidas que el Gobierno tomará para hacer sus negocios rentables, de manera similar a como lo han hecho con las privatizaciones de los bienes públicos.;


Estamos al borde de ver perpetrado un caso más de corrupción, contrario al Estado de Derecho que queremos. ¿Puede un Estado Sin Imaginación dar solución a los problemas nacionales? ¿No corre el riesgo de estabilizar la corrupción? ¿Nos quedaremos con los brazos cruzados? ¿O nos acercamos con fatal término a cantar una vez más el himno de la redención?: Aux armes citoyens1....;


1 La Marsellesa.