Opinión

Elecciones democráticas en UPN


— MOISES CASTILLO ZEAS * —

Las elecciones de nuevas autoridades en la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN), que se realizaron el fin de semana, no dejó contento a muchos colegas que tienen todo el derecho a disentir, pero éstas fueron electas por la mayoría de congresistas que participaron.;


Sin embargo, los periodistas representativos de los diferentes sectores del gremio de antemano habían expuesto su plan de lucha a los colegas de los diferentes departamentos del país y Managua.;


El hecho que muchos colegas concordáramos sobre la necesidad de hacer un sola fórmula para presentarla al congreso no significó imponer nuestros puntos de vista a los congresistas, porque aun, violando los estatutos, el Comité Electoral cedió 30 minutos para que los colegas inconformes presentaran sus candidatos. Esto no sucedió después del tiempo estipulado.;
;
Nadie puede decir que la elección de la nueva Junta Directiva de la UPN es ilegal, porque la convocatoria a las elecciones se hizo desde mayo y hubo suficiente tiempo para que los colegas que quisieran y se interesaran por su organización presentaran sus candidatos en planchas e individuales. Si no se hizo no es culpa de la nueva Junta Directiva.;


Con este nuevo congreso se trata de ir aglutinando y haciendo conciencia de la necesidad de la organización a los colegas. Estoy seguro que muchos compańeros queremos que la UPN no desaparezca, se divida, menos que se entierre. Todos queremos la organización que vimos surgir en los albores de la lucha contra la dictadura de Somoza y que ahora tenemos que darle un nuevo viro de acuerdo al momento histórico que estamos viviendo.;


No obstante, esto no lo vamos a lograr con descalificaciones, con injurias y manipulaciones contra la nueva junta directiva electa con 97 votos, de 103 colegas que oficialmente se registraron, que por cierto es lamentable la incipiente participación, pero en esto nosotros no tenemos que ver absolutamente nada.;


Nosotros no somos los responsables de la apatía que existe para la organización en la UPN. Yo diría que existen otros motivos como la cruda crisis económica que golpea al gremio, la falta de credibilidad en los dirigentes anteriores y otras causas que han convertido a los periodistas en escépticos a la organización gremial.;


Sin embargo, esto, en vez de deprimirnos y volvernos Ťyoquepierdistasť, debe hacernos tomar conciencia de la necesidad de impulsar el proceso organizativo de la organización más numerosa de periodistas (850 afiliados) y la más representativa a nivel nacional e internacional.;


La nueva Junta Directiva no está para responder a los intereses del expresidente Juan Alberto Henríquez, como lo han afirmado algunos colegas en los medios de información, sino para luchar por las demandas más de sus afiliados y forjar la unidad gremial, que es una de las principales banderas de lucha de los electos.;


Reconocemos que la labor de Juan Alberto ha sido muy buena y que existen algunos proyectos que se deben continuar, como la construcción de la segunda fase la colonia de los Periodistas, que está pendiente con el Banco de la Vivienda; el Seguro Social para los hombres y mujeres de prensa que de sol a sol andan sobreviviendo en esta noble labor; la pensión de gracia para los periodistas de mayor edad; capacitación profesional en Nicaragua y el exterior, y otros programas pendientes de mucha importancia.;


Lo más sensato para los periodistas, que amamos la unidad del gremio y queremos lo mejor para nuestra profesión y que hemos logrado un alto grado de credibilidad entre la sociedad nicaragüense, es que nos incorporemos a la organización independientemente de nuestra ideología para seguir sirviendo a la sociedad con profesionalismo y calidad.;


La lucha en la organización y en toda empresa se debe dar desde adentro y no desde afuera. Fácil es criticar, difícil es hacer y llevar a la praxis social todo lo que hemos aprendido en los centros de estudio y en la vivencia diaria para servir mejor a la sociedad y ser forjadores de una verdadera democracia con justicia social.;


Por eso la nueva junta directiva tiene un papel trascendental que jugar y no podemos caer en discusiones estériles que pretenden dividir la organización con intereses netamente políticos y no gremiales.;


* Fiscal de la Nueva Junta Directiva de UPN