Nuevo Amanecer

ROSA C. TÜNNERMANN CASSIDY


Nació en San José, Costa Rica, en septiembre de 1963, de padres nicaragüenses. Desde muy pequeña se trasladó a Nicaragua y se enamoró del arte de la escritura; prefirió escribir diálogo en vez de colorear sus libros de dibujo. Sus primeros intentos de cuentos los realizó en Bogotá, Colombia, a los 13 años. Estos intentos fueron cuentos “siniestros” o “fantásticos” inspirados en Edgar Allan Poe y en las muchas historias de aparecidos de su Nicaragua. Entre éstos, el relato del hombre–toro, la mocuana, la llorona y los duendes, todos muy populares en la región del Crucero de Managua.
Sus primeros poemas los escribe en Managua, Nicaragua, a los 18 años, en un cuaderno empastado en cuero, regalo de su padre. Ese cuaderno viajó con ella muchos años, y fue acumulando bosquejos de muchas experiencias, que luego se transformarían en los poemas que aparecen en este libro. Algunos de ellos han sido publicados en La Prensa Literaria y en el Nuevo Amanecer Cultural.
Su primer cuento completo y “pulido” lo escribió en menos de una hora mientras esperaba entre una clase y otra en la universidad. El cuento “El patio del convento” está basado en uno de los recuerdos de su niñez en León, Nicaragua, ciudad donde habitó sus primeros años, y que guarda en su memoria el realismo mágico de un “Macondo” nicaragüense.
A diferencia de sus poemas, basados en el amor y llenos de sensibilidad, sus cuentos son la otra cara de la moneda: la ironía de la vida. Si los poemas representan la pureza del espíritu, la virtud de amar y ser amado, el alma llena de sentimientos; los cuentos representan los altibajos de la existencia, lo mundano, la dolorosa realidad.
Su vida profesional es diametralmente opuesta a este libro, ya que se dedica a la ingeniería energética.