Nuevo Amanecer

“La Gramática, armazón de nuestro pensamiento”


La celebración del Día del Libro en Nicaragua estuvo marcada por eventos trascendentales, entre ellos la presentación de la Nueva Gramática de la Lengua Española, un compendio en el que se recogen los aspectos más importantes que caracterizan, unifican y difersifican nuestro español.
Para revestir de importancia el acontecimiento, la nueva madre de la lengua española no llegó sola, sino que aterrizó en tierra pinolera del brazo de quien podríamos llamar su padre, el lingüista, catedrático de Filología en la Universidad Complutense de Madrid y principal ponente de la obra, doctor Ignacio Bosque Muñoz, cuya visita es verdaderamente significativa, porque es considerado el más grande gramático de la actualidad.
De Bosque Muñoz hay mucho que decir. Es autor de 17 obras especializadas en la lengua española, así como cientos de artículos que se ocupan del idioma, destacado profesor, tutor de excepcionales tesis y conferencista en las principales universidades de España y el mundo.
En fin, sus méritos son muchos, mas su sencillez los maximiza. La arrogancia no da asomo en su vida y la apertura hacia compartir sus experiencias lo hacen un ser amable y gentil.
Esa combinación entre la grandeza y la humildad propia de los sabios, le ha valido importantes reconocimientos en prestigiosas casas de estudio, norma que no se rompió en Nicaragua, ya que que recibió el Doctor Honoris Causa en Humanidades por la Universidad Americana, UAM.
Dicha Alma Máter se vistió de gala para acoger en su seno a tan distinguido personaje y lo celebró al lado de los académicos nicaragüenses y de los más destacados intelectuales del país, así como del cuerpo diplomático español.
Ante los vaivenes y atropellos que está sufriendo la lengua por el ataque de modernidad que lleva especialmente a los jóvenes a deformar el idioma en charlas cibernéticas y en la expresión oral, durante su discurso de agradecimiento, Bosque Muñoz recalcó que “el estudio de la gramática debe ocupar un lugar prominente en la educación de la juventud”.
Asimismo, hizo hincapié en que la gramática ha sido objeto de críticas y de desdén por parte de muchos escritores que animosamente afirman que el gramático se interpone entre el lenguaje y el hablante, “dan a entender que crea entre ellos una red conceptual inaccesible e incomprensible, una red que dificulta el acercamiento a los textos. La ponen como entelequia creada artificialmente por los especialistas, un mundo cerrado mantenido a lo largo de los siglos, una ficción para iniciados que al parecer necesita ser desenmascarada”.
Ante estas críticas, reconoció que la gramática se enseña de manera deficiente, se presenta como un sistema externo que nada tiene que ver con el pensamiento y con la naturaleza como individuos.
“Se le presenta a los jóvenes como una especie de horma impuesta y forzada tan ajena a sus preocupaciones y se les obliga a memorizar términos que no comprende, lógicamente lo único que logramos es que los estudiantes odien la materia. En las clases de gramática hay exceso de nomenclatura y ausencia de reflexión y no se fomenta la creatividad”, recalcó.
“La gramática no es algo de lo que tengamos que liberarnos, porque no es un corsé sino un andamio, nos enseña cómo enlazar las palabras para construir mundos verbales, no es una estructura que nos oprime sino la armazón misma de nuestro pensamiento. La enseñanza de la lengua no es un lujo del que podamos prescindir sino necesidad ineludible, compromiso verdadero”, acotó.
Por otro lado, Bosque Muñoz dijo que hay que convencer a las nuevas generaciones de que el idioma no es un peso que oprime, ni correa que ata ni tributo que hay que pagar, sino es nuestra mayor riqueza personal y que no sólo los ayudará a formarse profesionalmente sino a crecer como personas.
Después del acto de investidura, el Doctor Honoris Causa compartió un brindis con los asistentes, momento que aprovechamos para compartir en exclusiva algunas anotaciones sobre la Nueva Gramática de la Lengua Española

¿Qué significa para Ignacio Bosque ser el principal ponente de la Nueva Gramática de la Lengua Española?
De todos los compromisos que he tenido en mi vida éste es el más importante, porque me ha permitido trabajar con muchos colaboradores, yo sólo he sido como un coordinador en este trabajo intenso de todas las academias de la lengua y el resultado es aceptable y estoy contento por ello.

¿Qué significa dar ese paso de apertura hacia el español de América?
La gramática de la Academia Española generalmente ha sido la gramática del español de España, había referencias a América pero muy poca. Pero en 1998 que empezamos este proyecto se aprobó que se haría una gramática del español en general.
La importancia de este paso es que en España apenas estamos el diez por ciento de los hispanohablantes, por lo que hay que darle espacio a esa inmensa mayoría. Considero que hicimos un gran intento por evidenciar lo que compartimos y lo que nos diferencia.

¿Qué aspecto predomina, el normativo o el descriptivo?
Esta gramática es normativa y descriptiva, y nos han criticado mucho porque dicen que debimos ser más enérgicos en lo normativo, más contundentes, pero yo creo que no. Basta con decir lo que se recomienda, aclarar cuando una posición no pasa de la lengua rural o cuano ésta pertenece a la lengua culta. No imponemos sino describimos el uso y recomendamos.

¿Qué tratamiento se le da particularmente al voseo?
Se dedican bastantes páginas porque hay muchos países que registran este fenómeno y no coinciden entre sí. Quizás el voseo nicaragüense se parece al argentino, también al costarricense,el chileno en cambio es muy distinto.
En ediciones anteriores apenas se mencionaba el voseo, en cambio ahora traemos tablas de conjugación de las formas del voseo en cada país, como parte de ese intento de reflejar la variedad del español.

A diferencia de otras gramáticas, en ésta notamos que no se recurre a la poesía como fuente exclusiva de ejemplos. ¿Por qué se da este fenómeno?
Hay poesía pero es poca, la razón es que los poetas a veces alteran el idioma buscando efectos estilísticos y eso no refleja la lengua. Traemos mucha narrativa, algo de teatro y mucha prensa.

Sorprende que se tomen ejemplos de la prensa, cuando muchos estudios señalan a los medios de comunicación como desvirtuadores del idioma, los ven como influencia negativa.
Sé que es una opinión muy extendida, pero no estoy de acuerdo con eso porque pienso que la prensa muestra el lenguaje actual, cómo es la lengua viva, la lengua de cada día.
A veces se critica a los periodistas por ser un poco precipitados, pero yo creo que la lengua del periodismo es un testimonio del español vivo, por eso insistí con mis compañeros en retomar muchos ejemplos de la prensa.

¿La edición de más de cuatro mil páginas es la única que presentarán o habrá otras versiones?
Los dos tomos que estamos presentando son inmensos y pensamos en dos versiones más. La versión que llamamos breve se publicará a más tardar el próximo mes, y tendrá mil páginas. Luego circulará la versión básica, que tendrá unas 300 páginas y que esperamos esté lista a fin de año.