Nuevo Amanecer

Poemas de Fernando Silva


AHORA
“…de tanta tierra
solamente deseo
un rincón y unos árboles.”
José María Valverde/

No tengo tiempo
ni prisa tampoco;
ni angustia alguna que custodie
mis ideas.

Estoy aquí solamente pensando lo
que he sido y soy,
nada que me deje enfrente de
todo lo que afirmo o niego.

Es poco lo que quiero de mí mismo
y de mis propios sueños.

Lo que quiero es un lugar
en mi propia mirada
con el espíritu de una imagen que allí
se quede conmigo
en un lugar
adonde pueda estar tranquilo.

II
NOSOTROS

Resultan escasos los que pasan por la esquina
de algún sueño;
antes se detienen orgullosos
dejando en sus pupilas frías
la amenaza del tiempo.

Porque es diferente doblar una imagen
a la misma hora de guardar
el frágil caracol de un verbo que
de la mano se suelta
y cae rodando por el suelo.

Nada se dice entonces de lo que pueda venir
así sin más ni más
como un cordero de maíz que se acurruca
en el fondo
de una palabra verde;

y que no está haciendo más que llamar
en la distancia asoleada
adonde se pueda reconocer
todo lo que se recoge en el sentimiento
de su humanidad y amor propio
como en una fuente de agua

con la misma devoción humilde
con la que se arrodilla.

III
UN CANTO SOLITO

Alguien dejó por ahí
el canto suyo
suspendido
que uno va viendo pasar al otro lado
del muro
casi apagado
como mariposa que va en la sombra;

ha de ser
algún desesperado por su propio ruido que
lo recoge junto al jardín
y luego el viento vacío
se lo desparrama entre las hojas caídas.

Ese alguien
va resintiendo su propia figura
en el modelo
de un hilo que se rompe; y con el
agua de su voz
llena el vaso
hasta el borde
de su último amor,
para salir en seguida
sobre el polvo de un camino largo

llevando de la mano
su guitarra ciega.

Fernando Silva
mg/Marzo/18
2010