Nuevo Amanecer

Premio Príncipe Claus para el IHNCA-UCA


Letzira Sevilla Bolaños

La majestad y realeza de la corona holandesa llegó a Nicaragua a través del Premio Príncipe Claus, que perpetúa al amado monarca fallecido en 2002 y que galardona a personas e instituciones que promueven la cultura.
La invaluable la labor que durante 25 años ha realizado el Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, vástago de la Universidad Centroamericana, UCA, ha sido reconocida, al ser la primera institución nicaragüense honrada con tan alta distinción, por el rescate de la memoria e historia autóctonas, no sólo de nuestro país sino del istmo centroamericano.
“Es un reconocimiento de muy alto nivel que entrega el reinado de los Países Bajos a instituciones que destacan específicamente en el campo cultural vinculado al desarrollo”, manifestó la máster Margarita Vanini, directora del Ihnca y una de sus fundadoras.
El trabajo del Ihnca sobresalió entre 73 competidores de Asia, África y América Latina, alzándose con el premio en la categoría Memoria Colectiva y Periodismo.
La calidad de los contendientes incrementa el mérito de la labor que están desarrollando, pues el jurado internacional evalúa sobre la base de estrictos criterios.

Proceso secreto
La fundación Príncipe Claus es muy cuidadosa para seleccionar y estudiar a las instituciones que nominan y finalmente premian, a tal grado que no notifican a los propuestos sobre las indagaciones que realizan para evaluar su labor.
“El proceso de selección, por política de la fundación, es secreto. Primero se da la identificación de instituciones que podrían ser propuestas y luego la fase de investigación y estudios del quehacer de éstas. Nosotros no sabíamos que habíamos sido nominados y nos enteramos hasta que llamaron para notificar que habíamos sido seleccionados”, acotó Vanini.
Los miembros del jurado internacional encargado de seleccionar a los ganadores justificaron la elección del Ihnca con el siguiente argumento: “El Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica es conocido por su rigurosa labor de investigación y las actividades que lleva a cabo para población tenga acceso a su propio patrimonio”.
“El jurado destacó nuestro carácter innovador y esfuerzo por preservar la memoria colectiva, además de los proyectos orientados a la juventud para la formación de valores. Así que si uno ve los criterios es obvio que estudiaron a profundidad nuestra labor y el énfasis que hacemos en la educación en valores y preservación de la memoria colectiva”, señaló la directora del Ihnca.

Compromiso
“El premio nos compromete aún más a continuar el trabajo y preservar la calidad con la que hemos venido trabajando y a aumentar la dinámica y creatividad de las propuestas que hacemos”, compartió Vanini.
La directora del Ihnca señaló que este premio también es un reconocimiento a la labor de dos sacerdotes jesuitas que fundaron la biblioteca del instituto. Se refiere a los sacerdotes Álvaro Argüello y Manuel Ignacio Pérez Alonso.
La magna distinción incluye un reconocimiento monetario equivalente a veinticinco mil euros, que serán empleados para crear la Asociación de Amigos del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, en memoria del padre Manuel Ignacio Pérez Alonso y en reconocimiento a la labor del sacerdote Álvaro Argüello.

Entrega del premio
“Si muy poco importa el futuro, a quién le importa el pasado”, resaltando esta cita del escritor Sergio Ramírez Mercado, el Real Embajador de los Países Bajos en Nicaragua, señor Lambert Grijns, dirigió unas breves palabras al selecto auditorio reunido el jueves 15 de abril en las instalaciones del Ihnca, con el fin de descollar los méritos del laureado
“Un día, cuando yo tuve el privilegio de atravesar el sótano de este edificio y ver la colección impresionante que tienen aquí, me sentí como un niño en una tienda en la que hay gran variedad de caramelos y que uno no puede elegir entre tantas cosas ricas, por eso creo que sería bueno invitar a los diplomáticos recién llegados al país a pasar una semana en el sótano, para que conozcan realmente el país”, enunció Grijns.
El momento más emotivo de la noche fue cuando el embajador entregó a Margarita Vanini el premio, destacando que es el más prestigioso reconocimiento internacional holandés en el campo cultural.
Vanini agradeció por la distinción y la música se apoderó del lugar, donde hubo brindis, sonrisas de satisfacción y torrentes de felicitaciones.