Nuevo Amanecer

La voz de Azarías H. Pallais


Indudablemente esta Antología de José Arguello, representa un esfuerzo y un producto que nos devela unas perspectivas  y nos da aliento y estímulo para re-conocer los valores de la obra poética de Azarías H. Palllais (1884- 1954); un poeta clave en la transición operada entre  el modernismo dariano y el movimiento de Vanguardia literaria nicaragüense  en el siglo XX.
Aunque a primera vista los poemas recolectados parecen impregnados de antiguas esencias medievales o con cierto aire de flora campal y luz gótica espectral, estas líneas traslucen el espíritu magnífico de un poeta en armonía con la naturaleza y en marcha roturando unos caminos que siendo de  la tierra aspiran y exhalan  trascendencia.
Parece que Azarías H. Pallais buscara un tao entre las cosas y que el cosmos estuviese entrelazado con Jesucristo en una cruz que se abre al infinito. Quizás sea Pallais entre nosotros quien más acerca en su poesía  a la Naturaleza, a Dios y el Hombre.
Podemos decir de la poesía de Pallais  que está llena de antigüedad, de medioevo, salmo,simetría y ritmo clásicos, pero lo que más tiene es una “clara claridad”, como él mismo decía , y por supuesto, con todo lo que existe o es una franciscana hermandad.
Nuestro Padre Pallais es un poeta geórgico, nutrido del simbolismo, sobre todo de Francis Jammes, a la vez que de  un clasicismo griego que le viene de su formación primera.
José  Arguello al espigar  en los vastos campos de los libros de Azarías H: Pallais, nos ofrece no solo una panorama de la creación poética del sacerdote/poeta  Pallais sino que además de complementar la antología del Ministerio del Educación del El Salvador (1963) y la E. Cardenal (1986), viene a ser una nueva antología didáctica que contribuye a conocer la  vida y obra de Pallais que pareciera estar en tierras del olvido cuando la crítica social y política en su opus es de una  impresionante actualidad por su radical actitud cristiana versus las riquezas y la usura, “los compadres hablados del Régimen” y las tiranías.
Cito del poeta Pallais  estos versos del poema    “Yo”  en esta  antología que dice a propósito: “ Y creo que son todos los que mandan iguales/¡ sigue la tiranía ¡ sigue la tiranía/Bajo la noche negra de pecados mortales /Cristo es único dueño de las rosas del día”
Talvez esta antología que de por si es valiosa, histórica y necesaria se adscribe a una tradición de presentar la voz en el sentido que lo hizo Pablo Antonio Cuadra (otro poeta telúrico, cósmico y cristiano) cuando en “Torres de Dios” ve en Pallais a un archipreste peregrino o con una voz que junta a su poesía en sentido material o sea la voz  como encarnación de la palabra.  
Pero ¿qué es la voz poéticamente hablando? Se dice que es una instancia narrativa, en este caso la voz de Palllais  que Arguello presenta es la de un protagonista de una vida privilegiada por su experiencia mística poética  y un testigo que vivió en una época trágica, violenta y deshumanizada. Recordemos que Azarías H. Pallais tuvo una trayectoria vital que ocupa una parte del siglo XX en que Nicaragua experimentó acontecimientos tales como  la Revolución Liberal, la Guerra campesina antiimperialista del General Sandino, y en parte la Dictadura de los Somoza .Esta es la voz de un cristiano profundamente asido a la misericordia divina, que vive lo que escribe y escribe lo que bellamente  vive en Jesús y en la comunión con Dios y su Creación, plena de elementos , árboles de paraíso ,animales festivos y hombres.
A final  yo creo que  Azarías H. Pallais - por su vida y su obra poética - sea quien mejor cumple el decir de Francis Jammes , que el poeta es un peregrino de Dios. 
 
16/11/MMX