Nuevo Amanecer

Confesiones y relatos, de Juan Carlos Vílchez


Nuevamente Juan Carlos Vílchez nos sorprende con un libro, pero esta vez no vemos a un poeta “obsesionado siempre por un sentido universal de circularidad”, ni por su “visión circular del mundo”, como lo describiera el poeta Álvaro Urtecho a propósito del primer libro de Vílchez, Viaje y círculo.
Esta vez se trata de la vida cotidiana, el mundo visto con los ojos de un transeúnte que de repente se encuentra en una calle, en una ciudad cualquiera viendo pasar el tiempo y el mundo en una maraña que de repente se transforma en un caos como el Dios sobre el asfalto.
Vílchez se convirtió en ese transeúnte que nos presenta el mundo visto desde el interior, desde la cima de nuestros propios anhelos, y al final de leer el recorrido por esos pobladitos, nos preguntamos con ilusión o desilusión: ¿en esto nos convertimos?
En Confesiones y relatos, Vílchez se convierte en el testigo de una época caracterizada por la pérdida de la inocencia, la automatización de todo, incluyendo un sencillo homenaje municipal a un anónimo héroe, la modernidad que llega con todo su esplendor: “tecla, monitor, computadora”.
Este libro es una descripción de diversas situaciones narradas en primera persona que más que narraciones, son relatos interiores motivados por un entorno a veces hostil, pero sobre todo lleno de una intrínseca belleza, por donde se sale el poeta. Cada relato es un reto que logra sortear con éxito la frialdad del relato narrativo con la suavidad de la poesía.
El mundo duro tiene un tratamiento diferente. No hay héroes ni antihéroes, sólo hay personajes, llenos de sensibilidad y agudeza; la ironía y la metáfora de la vida. Son relatos moralizantes que al final nos llevan al cuestionamiento de los valores de una sociedad indescriptible, quizá mejor definida por la Mujer Goebbels en el relato del mismo nombre.
“Más allá de su cinismo, de sus roles y de sus máscaras, la hembra Goebbels se miente a sí misma, miente a su familia y a toda la población con la ayuda de un enjambre de asesores espirituales ecuménicos, que invocan para ella poderes ancestrales ecuménicos”, relata el autor.
Confesiones y relatos contiene once breves relatos, narrados con una prosa poética bien definida, llena de colores y de vida, aun cuando en el fondo, el mundo que describe está lleno de escenas cotidianas y lugares comunes, donde no hay buenos que terminan destruyendo a los malos.
Son buenos y malos a la vez, que terminan como terminan los seres comunes y corrientes, después de un nuevo día de tenaz búsqueda de la felicidad en la que se convierte nuestra vida diariamente.
Confesiones y relatos es una extensión en prosa de la vasta producción poética de Juan Carlos Vílchez.