Nuevo Amanecer

Escándalo de Miel

Gioconda Belli aspira a que su nuevo libro de poesía sea recibido por los lectores como una enciclopedia de la feminidad

Managua había quedado atrás. El inmenso calor marcando mínimo mil grados centígrados en el termómetro no permeaba la burbuja espejística en que se convirtió la casa de la poeta y escritora Gioconda Belli, donde encontramos un remanso y una ventana natural de par en par para contemplar el Xolotlán.
El paso del reloj con su tictac señorial fue interrumpido con la llegada de la poeta, con quien hablaríamos del culpable de que ande de boca en boca, de diario en diario y de revista en revista, dando mucho de qué hablar por éste su “Escándalo de miel”, que a pesar de estar rompiendo el capullo, ya está volando en las librerías donde se distribuye.
El 14 de febrero fue presentado oficialmente en Nicaragua, iniciando con él la fiesta poética que se vivió en Granada con el VI Festival Internacional de Poesía, sin embargo, ya está circulando en Argentina, Colombia y México, bajo el sello editorial de Seix Barral.
El “dulce” libro es una antología que nació por la necesidad de acercar la poesía de Gioconda Belli a América Latina, pues a pesar de su reconocida fama internacional, la editorial en la que ha publicado casi no circula en esta área del mundo, lo que constituyó una especie de barrera que la mantenía distante, mas no ausente de sus raíces.
“Seix Barral me propuso hacer la antología que pudiera tener una mayor circulación en América Latina y que además tuviera un disco compacto en el que los poemas estuvieran grabados con mi propia voz. Le fui dando vuelta a la idea y busqué poemas que representaban ciertas etapas de mi vida y que fuesen una especie de recuentos de mi carrera”, aseguró Belli mientras se acomodaba su ensortijado cabello.
Un asomo de picardía delató lo grato que fue grabar sus composiciones con música de Eduardo Araica y el apoyo de Carlos Luis Mejía en el estudio de Hugo Castilla, “fue una experiencia muy linda, ellos me dirigían, hicimos varias pruebas hasta que logramos un trabajo que nos gustó a todos”.
Preguntada sobre esta inédita labor de recitar su poesía enfatizó en que ayuda al lector a captar el sentimiento que impregna cada verso y además dijo que le permite transmitir su picardía de forma más directa.
Escándalo de miel es una triada de sentimientos emanados de una mujer que inicia cantando al amor al hombre, al hijo, al amor carnal en la primera parte bautizada bajo el nombre del inmortal Eros, griego incitador de la pasión, el sexo y la fertilidad. La marca de Eros es seguida por Hembrosía, “el corolario de haberse sentido mujer, es la celebración de ser mujer”.
Polis es el broche con el que Belli concluyó su confección, ahí nos encontramos loas a su amada Nicaragua y crítica social contra la realidad en la que han sumido al país.
¿Hay una relación de opuestos cuando el título hace referencia a la dulce miel y en el texto encontramos líricas de desamor y rupturas, como en “Eva advierte sobre las manzanas” y “Como tinaja”?
Hay amor y desamor en el libro, porque la vida es un proceso de prueba y error y uno tiene que tener la valentía y la conciencia de saber que la vida se va formando de todos esos altos y bajos, y que de cada crisis y cada desamor también aprendemos.
El título del libro me lo sugirió un poema de César Vallejo. El se refiere a los crepúsculos, pero a mí me pareció perfecto para nombrar una poesía que para muchos es escandalosa por erótica. No deja de llamarme la atención que a estas alturas todavía cause escándalo… Pero volviendo al amor y desamor, pienso que ambos son miel de la vida.

¿Referente al escándalo que ha provocado su poesía erótica, Gioconda Belli en algún momento ha sentido pena de expresar en versos sus vivencias sexuales?
Fijate que no, porque yo más bien creo que es muy importante que la mujer se dé cuenta de que su sexualidad es hermosa y no tiene por qué avergonzarse, porque la manera en que nos han mantenido oprimidas es haciéndonos sentir que somos las malas de la película y las que inducimos a pecar, por eso nos quieren transformar en el otro arquetipo, que es la Virgen María. Estamos entre dos polos: la pecadora y la Virgen María. No debemos sentirnos mal por lo que sentimos y por lo que somos. Mi erotismo es celebratorio, mis poemas no son agresivos, no hay vulgaridad.

¿Es su obra una invitación al hedonismo carnal o a disfrutar el amor a través de la sexualidad?
Ambas cosas. En el caso nuestro pienso que integramos las dos y en eso somos diferentes a los hombres, porque para realmente entregarnos y llegar a ese hedonismo carnal, como le llamás, requerimos del sentimiento, del amor. Mientras más amor sintamos, más capaces somos de invocar la sensualidad.

¿Cuál considera es su aporte a la literatura nicaragüense?
Siento que hablar sobre el ser femenino desde mi subjetividad fue importante, porque siempre se hablaba de la mujer y ella siempre se ponía como objeto sexual, y yo asumí mi papel de sujeta de mi propia sexualidad y de mi propia vida. También integrar esa otra parte del ser mujer que siempre se pone a un lado, siempre se enaltecen los sentimientos maternales, pero los sentimientos de amor físico han estado callados, como que hay modestia, como que se considera que la mujer decente es modesta y no habla de esas cosas.

¿Es “Escándalo de miel” una enciclopedia de la feminidad?
Podría ser considerada así, me encantaría que las mujeres lo vieran como un libro donde van a sentirse representadas, desde el sentimiento del amor expresado de una manera bella; desde la sexualidad hasta lo que pudieron haber sentido cuando fueron madres y también muy importante es la parte social, porque como mujeres existimos en una sociedad y reaccionamos ante las tristezas, las miserias y las grandezas de ella. Este libro lo veo como una manera de ser femenina y feminista, con un feminismo que no odia a los hombres, sino que los invita a ver a la mujer desde otra perspectiva, desde una perspectiva de verdadera igualdad, de gozo compartido de que la suma de los dos sea más que la suma de cada uno.

¿El poema “Las Reglas de juego para hombres que quieren amar a mujeres mujeres”, son decretos o consejos al estilo del Arte de Amar, de Ovidio?
No creo que sea tan grande como el Arte de Amar, pero es un poema que me ha llamado la atención porque se ha usado muchísimo. Me escribe gente que lo ha usado en su boda, para declarar lo que esperan mutuamente. Yo lo concebí como “consejos” para desafiar las convenciones tradicionales.

¿Hay una celebración de la edad o aceptación sin remedio del ciclo que nos toca vivir como mujeres?
Para dónde agarramos --deja escapar una carcajada y prosigue—eso me pareció muy importante porque es otro de los grandes ejes en torno a los que gira la desvalorización de la mujer. Es como que a las mujeres nos dieran veinte años (de vida útil) y que cuando perdemos la belleza perdemos nuestra sexualidad. Nos hacen creer que llegadas a la menopausia nos depreciamos, contrario al hombre, que pasa sientiéndose apetecible hasta bien entrada la edad.
Yo quería escribir sobre ese proceso y plantear una aceptación gozosa de que con los años no te terminás como mujer sino que estás en el apogeo, por toda la sabiduría que te ha dado la vida y con tu ser entero. Eso sí, la decrepitud a todos nos preocupa, pero es inevitable, por eso como poeta trabajamos el miedo a esos eventos que nos asustan.

¿Una de las composiciones de Polis es “Oda a un país güegüense”, como define Gioconda Belli ese personaje polisémico?
Lo defino como la capacidad que tenemos los nicaragüenses de cambiarnos, de pretender que somos una cosa cuando somos otra, y eso tiene su lado bueno, porque surge de una rebelión contra un status quo y una manera de protegerse, pero también tiene su lado malo, porque la transparencia y la honestidad nos hacen mucha falta.

¿Cuáles o quiénes son las flores más esplendorosas de Nicaragua que huelen a podrido, de las que habla en Oda a un país güegüense?
Tras un momento de silencio, dijo: Eso se refiere a que yo tengo un amor enorme por este país, y soy muy enamorada de su belleza física, es mi hombre con nombre de mujer, pero con todo lo que pasa en Nicaragua y que vivimos a diario, hay frustración. Hay desilusiones políticas al ver que compañeros que uno quiso y que pensó que eran honestos, revolucionarios, se transformaron en personas que uno no reconoce, porque no les importan los principios por los que pensamos que hubieran podido morir, entonces uno tiene que levantar el velo de los paisajes y ver esa podredumbre.
Somos una sociedad que ha demostrado una gran capacidad para la corrupción y es una responsabilidad tanto de quienes se corrompen como de quienes invitan a la corrupción para alcanzar fines políticos, a eso se refiere ese poema, al dolor de ver que detrás de toda la belleza de este país hay podredumbre de la clase política que tenemos.

¿Está dispuesta a integrarse a un movimiento político que busque rescatar a Nicaragua de esa podredumbre?
Si aparece, sí.

¿A estas alturas cree que aparecerá?
Yo nunca pierdo la esperanza, no es que va a aparecer sino que creo que los nicaragüenses debemos pensar seriamente en qué queremos para nuestros hijos y pues hemos vivido épocas más negras y hemos logrado salir adelante. Lo que pasa es que yo de alguna manera no pienso verlo porque la historia se mueve lentamente, recordá que fueron 45 años de dictadura somocista, pero ahora veo mejores posibilidades de cambio, espero que no tengamos que volver a la violencia. Creo y espero que este gobierno pueda llegar a tomar conciencia, porque no le va a funcionar el sistema que está tratando de imponer a Nicaragua.
Los nicaragüenses somos responsables de señalar lo que está mal y de no ser indiferentes. La indiferencia es lo más grave que nos puede pasar.
Mi rol como escritora tiene que ver con no permitir que se instale la indiferencia, tratar de seguir levantando mi voz y tocando corazones, conciencias, mentes, para que nos demos cuenta de que el futuro depende de nosotros y que hay posibilidades.
Con estas reflexiones cerramos la conversación sobre su bullicioso y dulce libro. Molina hizo la última toma con su mágica lente y nos despedimos de la escritora con la promesa de que pronto publicará la nueva novela que está brotando de la “esponja en el cerebro que padece de un apetito voraz de las palabras”, según define su creatividad.

Tome nota: escándalo de miel está a la venta en Literato, tienda de libros.