Nuevo Amanecer

Pinceladas con sabor a Costa


Como parte de este homenaje que el INCH está tributando a la Costa Caribe, además de la conferencia, de danzas y poesías, también está la exposición pictórica del reconocido artista Augusto Silva.
La muestra fue inaugurada el 20 de mayo en el INCH y está conformada por 20 obras en las que Silva confiesa que muestra su visión sobre las diferentes etnias: mestizos, criollos, miskitos y sumos.
“El 90% de mi trabajo está inspirado en la costa como un tributo a mis raíces familiares y tengo un interés particular en mostrar al Atlántico como esa otra cara que hay que mostrar de Nicaragua”, confesó Silva.
Asimismo, dijo que “centro mi trabajo en la danza y en otros aspectos de la cultura nica-caribeña, y lo plasmo en acrílico sobre tela y tuno, este último una fibra de la costa hondureña y nicaragüense, además de calabaza o lambira”.
El artista destacó que pintar sobre calabaza es una práctica que ha caído en desuso debido a que el material ha sido sustituido por el plástico.
Por otro lado, rescató que sus cuadros “son escenas típicas de las comunidades indígenas y de los barrios negros de Corn Island. También hay muchos elementos de la fauna acuática, tortugas y temas muy ligados a la cultura culinaria nicaragüense.”
La vida comunitaria, la producción y la pesca son retratadas en cada escena que Silva nos regala en la gama de colores y figuras que dan vida a sus cuadros, muy bien aceptados por los asistentes a la inauguración que culmina este martes, 25 de mayo.
Andira Watson y Carlos Rigby también hicieron gala en esta noche de derroche costeño y leyeron poemas, además, representaron una escena del cortejo en la etnia creole, alusivo al mes de la fertilidad.
Para cerrar con broche de oro, la maestra de la danza, Irene López, hizo una explicación histórico-práctico de los pasos del Palo de Mayo y finalizó con una puesta en escena de su compañía danzaria, lo que contagió al público para terminar en un baile colectivo.