Nuevo Amanecer

Celebración de la Costa Caribe

El Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, con auspicio de la Embajada de España, rinde homenaje a las tradiciones del Atlántico nicaragüense

En la sede del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, con el apoyo de la Embajada de España, se tributó un inigualable homenaje a las tradiciones que dan vida a la cultura de nuestra Costa Caribe, en saludo a las celebraciones del mes de mayo.
Las actividades conmemorativas tuvieron como punto de partida la conferencia sobre “Orígenes del Palo de Mayo” que brindó el ingeniero Johnny Edison Hodgson Deerings, reconocido estudioso de las tradiciones de la Costa Caribe.
El especialista en Comunicación Social Intercultural y profesor de historia en las dos casas de estudios que existen en ambas regiones de la Costa Caribe, hizo un recorrido histórico sobre las costumbres y festividades que caracterizaron los tres últimos siglos de la cultura de esta zona geográfica, haciendo hincapié en Bluefields, por ser nombrada cuna y hogar del Palo de Mayo costeño.
En la conferencia, Hodgson Deerings dejó sentado que la época festiva en Bluefields iniciaba en diciembre con los preparativos para Navidad y que durante la época lluviosa del año las familias ahorraban para prepararse económicamente y disfrutar la temporada de festividades.
En cuanto a la tradición agrícola, señaló que sembraban sorrel, arroz y tubérculos y que se dedicaban a la crianza de cerdos, pavos y gallinas. Asimismo, mencionó que en el arte culionario preparaban jamones ahumados y bebidas de frutas fermentadas..
No obstante, el estudioso trascendió las fronteras y vinculó la historia del palo de Mayo con las condiciones climáticas de Europa a finales de abril y durante el mes de mayo, cuando “los árboles muestran su esplendor y bellezas, es en dicha época de la primavera que están llenos de flores e incluso algunos ya están llenos de frutos y hojas, lo cual excita en las personas un sentimiento de admiración y alegría que era celebrada. El culto al árbol era universal en la antigüedad, también por todo lo que brinda para la vida de las personas incluyendo alimentación, vestuario, vivienda....Las personas en diferentes países danzaban en círculo con el árbol al centro. Por ese motivo según Donovan Brautigam: ‘Nuestro culto u homenaje costeño al árbol, nuestra acción de gracia por las lluvias, las flores, los frutos.- es una reliquia de la cultura universal en su sentido original’”.
En una flash back histórico impresionante, Hodgson Deerings remarcó que “cuando se ha investigado cómo el Palo de Mayo llegó a Inglaterra, nos damos cuenta que desde la Prehistoria, mucho antes de Moisés, la diosa de la fertilidad de los antiguos egipcios era la Reina Isis, quien según la mitología, les enseñó el arte de la agricultura que practicaban exitosamente a orillas del Río Nilo”.
De Egipto saltó a Grecia y creó un vínculo entre ambas civilizaciones, ya que los griegos heredaron sus practicas religiosas de los egipcios, lo que se traduce a que también adoraban a Isis, no obstante, ellos la nombraron “Maia”.
En un fiel trazo histórico, habló de los romanos a quienes vinculó con Maia, debido a que fueron herederos de muchos aspectos de la religión griega.
“Cuando el Imperio Romano conquistó sus países vecinos, incluyendo Gran Bretaña, les impuso sus prácticas religiosas. Los británicos desarrollaron sus festividades de primavera sobre la base de las festividades romanas que incluían la recogida de flores (floralia) en dicha época para honrar a sus dioses. Con el tiempo las festividades de los romanos se combinaron con la celebración religiosa de los celtas (habitantes de Gales) que era celebrado el primero de mayo (de allí la recogida de flores el primero de mayo o may day)”, ilustró.
Después de enfatizar en muchos otros datos históricos, el ingeniero Hodgson manifestó que la influencia europea heredó a la Costa Caribe de Nicaragua “dos bailes que hoy en día son muy apreciados: “El May Pole” o palo de mayo que es un baile rural de patio y “El Ribbon Pole”, que es un baile de sala que se inició en las escuelas”.
Asimismo, fue enfático al decir que el estudio de nuestra historia deja claro que “el Palo de Mayo llegó a la actual Costa Caribe de Nicaragua desde Inglaterra, en algunos casos directamente y en otros a través de su principal colonia británica en el Caribe: Jamaica, con la cual el Reino de la Mosquitia mantenía comunicación directa y muy estrecha desde 1655.

El Palo de Mayo en nuestra costa
La parte medular de la conferencia dictada por el ingeniero Hodgson giró en torno a la presencia del Palo de Mayo en Nicaragua, a continuación un fragmento:
“En nuestro territorio caribeño nicaragüense, aunque no tenemos las estaciones como primavera, verano, otoño e invierno, la naturaleza revela mayormente su belleza a finales de abril y durante todo el mes de mayo: florecen los malinches, las acacias, los robles, la caña fístola, y los árboles más conocidos como el mango, piña, jocote, nancites, tienen sus frutas maduras; e inicia la época lluviosa por lo cual se bailaba en acción de gracia.
El Palo de Mayo que los piratas, comerciantes y maestros ingleses le enseñaron a los habitantes de La Mosquitia era una celebración del primero de mayo en la cual desde en la mañana los jóvenes de ambos sexos salían a cortar flores, a esa actividad se le decía “going a maying”, cortaban también un árbol especial que se adornaba con todas las frutas de la época, las flores recogidas y de cintas de colores vistosos, por la tarde se hacía una reunión alrededor del árbol adornado para practicar juegos que incluían bailes ordinarios y canciones como “London Bridge is falling down” “There´s a brown girl in the ring,” “Maia last her Key”, que incluía encontrar un anillo escondido en las manos de un círculo de personas.
Estas celebraciones se hacían en el mismo lugar cada año el primero de mayo…pero todos los juegos, música, bailes y canciones originales luego comenzaron a ser modificados por los creoles de la Costa Caribe, especialmente de Bluefields, Gray Town, San Andrés, Pearl Lagoon y Corn Island, muchas veces influenciados por los creoles de Jamaica, Belice y Gran Caimán, los cuales al inicio mantuvieron la esencia de la celebración, los juegos para niños y adultos, la decoración del árbol, pero le introdujeron nuevas canciones aunque en la mayoría de casos mantuvieron las líricas de las mismas. Es de esa manera que entraron a nuestro Palo de Mayo canciones como “Donkey wan Wata” que es propia de Jamaica. En nuestra isla de San Andrés dicen que hicieron la famosa “Mayaya las im key” y propios de Bluefields del gran Silvester Hodgson, la de la última generación como “Judith drownded”, “Lanch ton ova”, “Sin saiman sin mail love””..