Nuevo Amanecer

Atlas Lingüístico de Nicaragua


Detrás de las grandes obras de la historia siempre están grandes genios, y el Atlas Lingüístico de Nicaragua, nivel Fonético, (ALN) elaborado por la lingüista nicaragüense María Auxiliadora Rosales Solís, no es la excepción, pues detrás de su cartografía está el nombre de Miguel Ángel Quesada Pacheco, ex catedrático de la universidad de Costa Rica, catedrático de la universidad de Bergen, Noruega, catedrático de la Escuela de Lexicografía Hispánica de la Real Academia Española y miembro de número de la Academia Costarricense de la Lengua.
Asimismo, el tutor del ALN es pionero de las investigaciones lingüísticas en Centroamérica y gestor de la elaboración de los atlas lingüísticos de la región.
Quesada Pacheco dijo al Nuevo Amanecer Cultural que la distinción acreditada a la doctora Rosales es una muestra ineludible de que hacía falta un estudio serio cuyos lineamientos hayan seguido una metodología científica para lograr establecer los rasgos que caracterizan nuestra lengua española en Nicaragua.
“El esfuerzo realizado por esta lingüista, de ir a muchas localidades del país para grabar a informantes, prueba que vale la pena, y de que todo lo hecho no fue en vano”, compartió.
Por otro lado, el académico opina que este Atlas lingüístico servirá “para montar las bases y abrir las puertas a estudios científicos de nuestro español centroamericano, ya que hasta la fecha ha habido muchísimos aficionados, que han escrito bastante sobre el español del área, pero muy pocos lo han hecho con la metodología rigurosa que ahora enmarca la profesora Rosales”.

Urge impulsar la investigación
El lingüista no pudo ocultar la alegría que le embarga al ver que se ha reconocido un mérito al esfuerzo personal de Rosales, ya que reconoce que en “nuestros centros universitarios se habla mucho de investigación, pero se da poco apoyo real a este tipo de trabajo, y se enfoca demasiado en la docencia”.
Partiendo de esa premisa, juzga que es importante que las instituciones universitarias tengan en cuenta este mérito y “a ver si le dan una importancia real a la investigación, sin la cual Rosales no habría obtenido este muy merecido reconocimiento”.
En cuanto a lo anterior, cabe resaltar que para que se concretara esta investigación fue prioritario que la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua apoyara a Rosales tanto con la conservación de su plaza laboral como con elementos necesarios para concretar el estudio.
Por otro lado, Quesada Pacheco adelantó que con esta obra no concluyen los esfuerzos por dotar a Nicaragua de su verdadera esencia lingüística, ya que “pronto saldrá el Atlas lingüístico de Nicaragua, de Carmen Chavarría y Auxiliadora Rosales (Editorial Pavsa), que siguen esta línea, y donde se apreciará en conjunto todos los niveles de lengua, sea el fonético, el gramatical como el léxico”.

Silueta en Do Mayor
A Karla López Aguirre
Emilio Zambrana
La tarde grisácea cae en la lontananza del olvido. Yo
presuroso, cercado por la longitud de mi pasión por vos
asisto con zozobra a mi propio destierro y meditabundo
y exhausto veo en tu rostro la levedad de un sentimiento
que no pudo extraer un dolor nauseabundo en estas tardes
donde tu perfil no tiene un rasgo textual y el esbozo de ese rostro
mítico se desliza íntimo en mis sombras.

Campo Bello, Managua.
Enero 2010.