Nuevo Amanecer

Poemas de Jimmy Obando


Tormentos

He visto la fugaz tiniebla que,
entre aullidos y quejidos abrumantes,
en medio de la noche me llama.
Respiro y mis huesos se congelan.
Y la densa neblina de mi alma
cobardemente enmudece.
Y palpo, con tacto y olfato,
el dolor punzante de quienes,
en carne y espíritu, han muerto.

Terror de fallecer

En medio de tinieblas
y rosas perfumadas
sentí por vez primera
el terror de fallecer.
Y el tiempo, que no perdura,
se encarga de consumar
lo que hoy o mañana
o algún día terminará.