Nuevo Amanecer

Conciertos de jazz en la Alianza Francesa


“Hay sólo dos maneras de resumir la música: es buena o es mala.
Si es buena, no te ocupes de nimiedades; simplemente gózala.”
Louis Armstrong

La Alianza Francesa de Managua presentó el programa “Eventos Francofonía”, del 9 al 31 de marzo pasado, en el que incluyeron conciertos de jazz de la cantante canadiense Fabiola Toupin, en su inauguración el 9 de marzo, y del pianista Bojan Z con el saxofonista Julian Laurau, el 18 de marzo.
Fabiola Toupin fue invitada por la Embajada de Canadá en el marco de la Celebración de la Francofonía en Nicaragua. De gira por varios países de América Central, presentó su más reciente producción “Je reviens di’ci” (Vuelvo de aquí), acompañada magistralmente por los jóvenes músicos Guillaume Marchand (piano) y David Robert (batería y guitarra).
Con una extraordinaria presencia escénica y una voz privilegiada con increíbles matices, Fabiola Toupin nos cautivó con un repertorio de 17 canciones mayoritariamente compuestas por Manu Trudel, como “E-mail” y “Les choses”, y otras en colaboración con Toupin, “Le Hic” e “Il t’attend”.
Los músicos franceses Bojan Z (piano) y Julien Lourau (saxofón) dieron una demostración magistral del dominio de sus respectivos instrumentos, con improvisaciones novedosas de temas de la autoría de Bojan Z. En ambos conciertos pusieron a la venta los CD’s “Je reviens di’ci” y “Bojan Z Trio Transpacific”, los cuales fueron comprados en su totalidad por los asistentes incluyendo la suscrita.
En relación con el jazz, el autor del libro “¡Qué le pasa a Lupita!... No sé”, Francisco Gutiérrez Barreto, mejor conocido como “Pancho Mambo”, en su artículo publicado en END en septiembre de 1999, titulado “Los cinco ritmos más importantes de este siglo” (5to. Lugar el Bolero, 4to. Lugar el Mambo, 3er. Lugar el Rock, y en la Vicepresidencia el Tango) colocó al jazz en “el puesto de honor que como el Tango viene de un submundo, el del negro esclavo africano.
Es neto, limpio, puro y único con patrimonio herencial de influencias no sólo en los ritmos propios de su país de inicio, los Estados Unidos, sino que traspasa fronteras y se mete con el Mambo, Bosanova, lo Latino, Tango (el de Piazzola), para hacer de él y valga la redundancia, ‘el hacedor’ de músicas. Es magistral cantado, dando espacio a óperas como Porgy and Bess, y también arrocado en ‘Jesucristo Superestrella’. Con su síncopa es el campeón del siglo y de seguro persistirá en la inmortalidad.”
Gracias a la Alianza Francesa, los que asistimos a estos conciertos pudimos disfrutar de la excelencia demostrada por estos exponentes del jazz en esas dos noches inolvidables. No se ha equivocado Pancho Mambo. ¡Viva el jazz!

Evelyn Martínez
Primera Actriz Nacional
Orden “Independencia Cultural Rubén Darío”