Nuevo Amanecer

Vestigios de un istmo mutante

El próximo jueves será presentado el libro Visión de Nicaragua y Centroamérica en el legado de Walter Lehmann –El archivo fotográfico de sus viajes (1907-1909)-, de la doctora María Dolores Torres, quien recibirá un reconocimiento por su trayectoria académica y sus aportes al arte y la cultura nicaragüense y centromericana

La estrecha franja que mantiene unida las inmensas masas continentales de América del Norte y América del Sur, es tierra bendecida con un clima tropical. Los océanos Atlántico y Pacífico purifican sus costas, los incandescentes conos volcánicos se erigen imponentes para embrujar a quienes los escalan en busca de aventura. Su gente, cálida, sencilla, mestiza, amerindia y negra, acoge a los forasteros como propios y los hace parte de su comunidad. Su naturaleza exótica y la mezcla de cultura colonizada y cultura colonizadora atrapan a los viajeros.
Uno de esos hombres de paso que no pudo escapar ante tanta seducción fue el alemán Walter Lehmann, quien peregrinó en medio de selvas y montañas para finalmente penetrar a comunidades cuyas costumbres inmortalizó en sus diarios de campo y en imágenes. Asimismo, documentó en fotografías y tarjetas postales, adquiridas durante sus viajes, las urbes de inicio del siglo XX y que hoy en día son parte de los pocos vestigios que tenemos de la Centroamérica de inicios del siglo pasado.
Esa Centroamérica en la que la naturaleza juega un papel primordial, pues erupciones, deslaves y terremotos han marcado las páginas de su historia, han arrasado con poblados y con las más ambiciosas joyas arquitectónicas, muchas de las cuales se han conservado en las fotos de Lehmann.
Por desgracia, el aporte de este etnólogo, lingüista, antropólogo y por azar fotógrafo, injustificadamente ha permanecido al margen de los estudiosos de la historia y del arte; sin embargo, la historiadora y crítica María Dolores G. Torres dedicó dos años de su vida a estudiar el archivo de este prominente alemán y hoy cuenta con una obra que hará justicia y nos permitirá conocer la “Visión de Nicaragua y Centroamérica en el legado de Walter Lehmann”, título del libro que presentará esta semana.

Una identidad más allá de la imagen
En 287 páginas de una edición de lujo, María Dolores G. Torres, doctora en Historia del Arte, hace un recorrido exhaustivo por diversos momentos históricos de América. Para dar cuerpo a su obra, recibió una beca para investigar sobre el archivo de Lehmann en el Instituto Iberoamericano del Patrimonio Cultural Prusiano, en Berlín. Durante dos meses permaneció en la capital alemana seleccionando las imágenes que incluiría en su trabajo, además de recopilar bibliografía.
Posteriormente, retornó a Nicaragua y continuó su faena indagatoria en el Instituto de Historia de la Universidad Centroamericana. Fueron dos años de investigación bibliográfica sin parar, por lo que la obra no se limita a ser una exposición secuencial de imágenes.

La imagen y el discurso
Sin lugar a dudas, las imágenes recrean el ojo humano y por sí solas dicen mucho, mas no lo dicen todo. De ahí que la autora tuviera que recopilar muchos datos sobre Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua para conferirle rigor científico a las imágenes a través de la contextualización histórico-cultural de cada cuadro. Gracias a esto logró leer fotos y postales que nos facilitan la comprensión de realidades muy ajenas a la nuestra.
Sin embargo, la originalidad de nuestra historiadora de arte radica en que visitó muchos de los lugares que aparecen en el material del archivo visual, para poder contrastar la mirada a través de la lente de Lehmann y la que podemos tener hoy de Centroamérica.
Sus hallazgos simple y sencillamente dan mayor fuerza al valor histórico del legado del doctor alemán, debido a que casi todas sus imágenes han sido borradas como por arte de magia, como el caso de las de Managua, devastada por dos terremotos.
Desde el punto de vista artístico, el archivo de Lehmann es una verdadera obra holística, pues su cámara documentó todo aquello que era de interés para el etnógrafo, historiador y antropólogo, logrando constituir un corpus integral de los diversos aspectos dignos de recordar de Centroamérica y su gente a inicios del siglo XX.
Su genialidad trascendió el uso de la tecnología para ilustrar sus viajes, pues también hizo calcografías de jícaras y dibujos de cerámicas precolombinas de Nicaragua. Además, como todo buen etnógrafo, compulsivamente adquirió una amplia colección de postales de los diversos países de Centroamérica a través de las cuales se aproximó mucho más a sus etnias, paisajes y costumbres.

La autora, Maurilia y Managua
María Dolores G. Torres es una española que ancló su vida en Nicaragua desde 1966 y ha desarrollado un sinnúmero de investigaciones en la Facultad de Humanidades y el Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, de la Universidad Centroamericana (UCA).
Al conversar sobre su última obra se advierte en ella el grado de satisfacción por ver al fin publicado su esfuerzo de tantos años. Y es que a base de tenacidad y entrega logró terminar el libro en el año 2006, pero se encontró con el iceberg que congela las aspiraciones de muchos escritores: la falta de financiamiento. Sin embargo no desistió y finalmente su obra hoy está disponible para guiarnos en el fascinante y desconocido mundo de Walter Lehmann.
La doctora torres habló con EL NUEVO DIARIO sobre el recorrido que hizo por los países visitados por Lehmann y resaltó que el que mejor conserva la infraestructura de inicios del siglo XX es Costa Rica, no obstante, transmite especial sensibilidad cuando habla de Managua.
“ítalo Calvino, en su obra Las ciudades invisibles, presenta varias ciudades imaginarias, producto de su inventiva y todas tienen nombre de mujer. Una de ellas es Maurilia, que únicamente puedo comparar con esa Managua de inicios de siglo XX, que sólo queda en la imaginación de quienes recreamos ese pasado a través de imágenes como las del doctor Lehmann”, aseguró.
Finalmente, reconoció que debido a que el trabajo de Lehmann fue sumamente amplio, falta mucho por estudiar de su legado, y espera que los lingüistas vuelquen su mirada hacia él, pues cuenta con dos obras fundamentales para el estudio de las lenguas indígenas: Vokabular der Rama-Sprache y Diccionario de las lenguas de Centroamérica.
La presentación del libro, cuya publicación contó con el patrocinio de la Embajada de Alemania y de la UCA, será el jueves 24 de septiembre, a las 6:30 de la tarde en el auditorio Xavier Gorostiaga, S.J., de la Universidad Centroamericana.