Nuevo Amanecer

Rostros mágicos de mujer

Rostros mágicos de mujer

La representación de la belleza tiene un nacimiento en Venus, en Afrodita, cantada por los poetas; digo cantada porque la poesía inicialmente era palabra cantada, como la belleza misma pintada, como un acto de creación, encantamiento y arte de expresión de lo verdaderamente bello, visto desde el origen mismo, y aún presente en lo contemporáneo, como lo es para Julio Visquerra, pintor hondureño que ha dedicado su vida a este mágico quehacer de rostros exuberantes, plenos de sensualidad y misterio; por lo que me atrevo decir, son sus identidades, sus composiciones visquerreanas.
Para este maestro indiscutible del rostro, su trabajo tiene un origen renacentista, lo cual comparto, pero con nuevos componentes de sensualidad y magia, propia de un realismo en nuevo contexto centroamericano. Su constante, la mujer de labios carnosos, de ojos hermosos, con coronas de frutas y plumas de pavo real; dejándonos, además de un excelente acabado, propio del oficio de los grandes maestros del clásico europeo, las más claras expresiones de la vanidad femenina, de la vanidad artística, de la estética pura de la piel perfeccionada por el hábil pincel y el cromatismo de la paleta consumado en los ideales de belleza que el artista le ha agregado a los valores de la cultura preciosista: el exuberante mundo de las frutas tropicales y europeas, y el paisaje de su natal tierra, Honduras.
Estas combinaciones, francesas, y americanas, forman ese simbolismo tropical mestizo. Repito, esa alegoría, se puede apreciar en sus “coronas” de frutas y plumas de pavo real, signos de opulencia, conquista, sensualidad y apasionamiento, lo cual vemos en su intenso cromatismo de encendidos tonos multicolores. Este es su apasionamiento tonal de juventud y frescor de vida y vanidad misma, y no es una mera expresión que algunos trasnochados denominan “arte burgués”, para el consumo de la clase alta, o por encargo del rey.
En estos tiempos, estas manifestaciones artísticas, pueden ser apreciadas, en el Museo de Arte Josefina, o a través de los portales virtuales del sitio web del pintor, Julio Visquerra.
gjosefin@cablenet.com.ni