Nuevo Amanecer

Ernesto Cardenal en la Academia Mexicana de la Lengua


En su sesión plenaria de ayer, jueves 22 de abril, la Academia Mexicana de la Lengua eligió, por unanimidad de votos, como su académico correspondiente en Nicaragua al poeta Ernesto Cardenal.
Nacido el 20 de enero de 1925 en Granada, Nicaragua, desde muy joven estuvo vinculado a México, pues hizo sus estudios de licenciatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuya casa editora publicó sus Epigramas, una de las obras que le conquistó de inmediato lectores y admiradores en todo el orbe del idioma. Su “Oración por Marylin Monroe” es uno de sus poemas más justamente celebrados, pues en él combina la intensidad lírica con el habla coloquial que aprendió en los poetas de lengua inglesa. A su estudio dedicó varios años, hasta graduarse como doctor en Letras en la Universidad de Columbia, en Nueva York.
Posteriormente editará con el también poeta José Coronel Urtecho un proyecto de traducción de poesía norteamericana que aparecerá en la Editorial Aguilar. En 1956 escribe Hora Cero, libro en que manifiesta su oposición política al régimen de Somoza, tras haber participado en un movimiento armado que intentó tomar el palacio presidencial de Managua.
Su vida da un cambio radical en 1957 cuando se hace monje trapense e ingresa al monasterio de Nuestra Señora de Gethsemaní, en Kentucky, bajo la dirección espiritual de Thomas Merton. En 1959 vuelve a México, donde permanece dos años en el monasterio benedictino de Cuernavaca. De esos años provienen sus libros Gethsemani, Ky, Vida en el amor y el Estrecho dudoso.
En 1965 se ordena en Managua como sacerdote y al año siguiente funda una comuna contemplativa en una isla del archipiélago de Solentiname. Su difusión del evangelio y la teología de la liberación continuaron paralelos a su labor de oposición al régimen dictatorial y opresivo de Somoza, que en represalia lo persiguió y encarceló. Al triunfo de la Revolución Sandinista, en 1979, fue nombrado ministro de cultura. Con la ruptura del Frente Sandinista de Liberación Nacional en varios partidos y ante la postura de Daniel Ortega respecto a su amigo personal y compañero Sergio Ramírez, Cardenal decide abandonar la política y la militancia activa. Revoca su testamento en el que donaba todos sus derechos de autor al FSLN.
Sus libros más recientes son Quetzalcóatl (1985), Los ovnis de oro (1988), Cántico Cósmico (1989), Telescopio en la noche oscura (1993), Vida perdida (1999), Las ínsulas extrañas (2002), La revolución perdida (2004), Versos del pluriverso (2005), Los amores del mal (2006).

Ciudad de México, abril de 2010.-