Nuevo Amanecer

Arte para disfrutar en familia


Eclosión de colores, formas e imágenes que evocan algunas historias infantiles tradicionales penden de las paredes de Galería Bernard Marie Koltès, de la Alianza Francesa, que alberga la muestra pictórica Dibújame un cuento.
En medio del corre corre de la organización de la muestra, encontramos al curador de la exposición, el español Rafael Vivas, con quien sostuvimos una breve conversación.

¿Cuál es el objetivo de la exposición?
Bueno, este proyecto pretende reivindicar la importancia del álbum ilustrado como una singular expresión artística.
Esto es algo de lo que nunca se ha hablado. Poco o nada se ha dicho de esta literatura con artes plásticas, por ello nos pareció muy importante acercar este concepto que tiene una proyección bastante familiar, porque es arte de calidad con historias que pueden hacer.

¿En qué países ha estado la muestra?
Nicaragua es la segunda sede, antes estuvimos en Guatemala, y después estará en Santo Domingo.

¿Cómo fue la experiencia en Guatemala?
Fue estupenda, pero desgraciadamente el público no pudo disfrutar de todas las obras porque el espacio era muy pequeño. Así que en Managua será la primera vez que la mostraremos tal y como nosotros la concebimos.

¿Cuántas historias en imágenes componen la exposición y qué temática predomina?
En total son 17 libros de quince autores. Casi todos son españoles, pero hay tres latinoamericanos. La temática es tan variada como la literatura infantil, tratan historias protagonizadas por animales, por niños, además de historias universales, porque hay textos que no se idearon originalmente para un público infantil pero que han salido en ese formato. Entre ellas puedo señalar la obra de Julio Cortázar, Discurso del oso.

¿Hay combinación entre imágenes y textos?
La exposición es exclusivamente de imágenes, pero nosotros, como creemos en esa relación tan intensa entre texto-imagen, quisimos que siempre estuvieran los libros al alcance del público. Así que los asistentes podrán tomar las obras y disfrutar de las historias, al mismo tiempo que contemplar las pinturas.

¿Qué expectativas tienen sobre la exposición en Nicaragua?
Yo soy ciudadano de un país tan lejano como España y no conozco bien cómo es la respuesta habitual para exposiciones de arte, sin embargo, mi expectativa es que todos los visitantes salgan muy transformados y con una emoción muy especial.
De verdad que lo que aquí se muestra es lo mejor que hay ahora mismo en ilustración de libros infantiles y esto va a permitir que muchas familias puedan contemplar no sólo la belleza de las imágenes sino de las historias.

¿Qué elementos la hacen apta para disfrutarse en familia?
Creemos que debe ser disfrutada en familia porque hay pocas exposiciones que puedan gustar tanto a los niños como a los padres. Por ejemplo, a mí se me hace difícil disfrutar con mis hijos cualquier exposición, porque el arte contemporáneo no se entiende bien, además hay muestras demasiado intelectuales para ir con niños.
Por eso, Dibújame un cuento está enfocada en complacer a ese público de pequeñines olvidados por los grandes pintores.
Después de la breve conversación con Rafa Vivas, tuvimos la oportunidad de ver en primicia algunas de las obras, quedando sorprendidos por el ingenio de los artistas.
Vivas decodificó uno de los cuadros y nos mostró cómo en la chaqueta de un príncipe está la historia del Flautista de Hamelín. En la parte superior de la pieza, aparece el joven flautista seduciendo a los ratones con su melodía, mientras que en la inferior, se ve cuando lleva encantados a los niños del pueblo malagradecido. Y éste no es el único cuadro con esa virtud, sino que todos encierran un argumento contado con colores.
Dibújame un cuento se inauguró ayer y estará abierta durante cuatro semanas. Para los asistentes habrá visitas guiadas y el horario de atención será de lunes a viernes de nueve de la mañana a doce del mediodía, y de dos de la tarde a ocho de la noche. Los sábados abrirá de nueve a doce, y de dos a cinco. Así que hay tiempo para que los padres recorran ese mundo de historias junto a sus hijos. Esta exposición es una forma gratuita de conducir a los niños por los senderos del arte. ¡Aprovechémosla!