Nuevo Amanecer

Gran fiesta poética


Granada está en cenizas, sucumbió ante la flama de amor que une a la familia poética multirracial en cuyas venas corren versos, métricas y música. El ángel sobrevuela la ciudad colonial y el movimiento de sus alas alivia la atmósfera granadina.
El 14 de febrero marcó la pauta para que la insigne doncella del Cocibolca abriera sus entrañas a hombres y mujeres de todos los colores, credos y nacionalidades que se dieron cita para inundar sus avenidas de cultura y sentimiento, en el marco del VI Festival Internacional de Poesía en Homenaje a Azarías H. Pallais.
Sin lugar a dudas, esos caminos que el místico sacerdote consagró en sus composiciones fueron recorridos por los aedas, que en la mayoría de los casos vinieron a descubrir a nuestro destacado capellán de la Vanguardia.
Granada era una Torre de Babel en la que a pesar de venir de lugares disímiles, todos dominaban el lenguaje de la poesía. No hubo rincón sordo a la música de los rapsodas.
El comité organizador elaboró un programa sustantivo cuyo inicio fue inmejorable, pues partió con la presentación de “Escándalo de Miel”, el libro de la escritora nicaragüense Gioconda Belli.
El lunes se inauguró la Feria del Libro con la participación de las principales casas editoriales, mismas que pusieron al alcance de todo público los más grandes títulos de la literatura nacional y universal. Asimismo, ese día abrió la exposición de fotografías, manuscritos y objetos que pertenecieron a Azarías H. Pallais.
El Parque de los Poetas acogió a otro grande el martes, cuando se develó la escultura del poeta homenajeado, posteriormente se inauguró el Festival con la presencia del vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, y del comité organizador.
Luego inició la lectura de poesía en la que destacó el reconocido poeta estadounidense Amiri Barak, con su composición Who?, en la que plantea un sinnúmero de interrogantes acerca de quién es el culpable de la mayoría de asesinatos políticos, tragedias e injusticias mundiales, dando como respuesta Estados Unidos.
El miércoles fue un día agitado pero productivo, ya que a través de una mesa redonda integrada por insignes poetas y estudiosos se dio a conocer la vida y obra de Pallais. La importancia de esta actividad radica en que los poetas visitantes a través de ella conocieron la grandeza del humilde sacerdote.
“Este Festival me ha traído a la memoria recuerdos de mis estudios de Darío, pero sobre todo con emoción te digo que vine a conocer a Pallais, un poeta que está como escondido y cuya obra debe expandirse”, compartió el poeta Michael Gluck, de Francia.
Un opinión similar tiene la poetisa estadounidense Jayne Cortez, quien estuvo en este festival por segunda vez y manifestó que “estoy feliz por haber descubierto a Pallais, porque es un escritor con sentido social crítico que luchó por los pobres y levantó la voz contra las injusticias de los gobiernos”.
Ese mismo día, los visitantes del mundo admiraron muchas facetas de nuestra cultura nacional, sin faltar el humor de los nicas que ironizaron la desfachatez política que vivimos.
La noche cayó y la Costa Caribe fue homenajeada en el atrio de la Iglesia de San Francisco, para cerrar el telón de la agenda pública. Llegó el jueves, día que tuvo como actividad central un conversatorio con poetas hispanoamericanos y la lectura de poesía en la Fortaleza La Pólvora.
La chispa de los versos se expandió a municipios vecinos, a los que los poetas se desplazaron para compartir sus sentimientos hechos estrofas. Asimismo, por la noche, el poeta Daniel Rodríguez y el director de la Editorial Visor, Jesús García Sánchez, presentaron la aclamada Antología: La poesía del Siglo XXI en Nicaragua.
Lo interesante de esta fiesta cultural es que no sólo fue un espacio para poetas consagrados sino que también los noveles tuvieron voz y dieron a conocer al mundo lo que han logrado con su talento.
Para completar el programa, hoy los poetas conocerán las isletas de Granada y disfrutarán de la belleza hecha paisaje y plantada en el hermoso Cocibolca, espejo dulce, cuna de especies exóticas y orgullo de La Gran Sultana.
El festival concluye mañana domingo, como un logro más de su presidente, el poeta Francisco de Asís Fernández, y de la junta directiva, pilar de este sueño que ha pervivido durante seis ediciones consecutivas y que gracias a su tesón esperamos que sea eterno.