Nuevo Amanecer

Poemas de Jazmina Caballero


Es tiempo de buscar las flores preferidas,

los ataúdes, la tierra.
Es tiempo de enterrarlo todo.

Todo terminó.
Una enfermedad incurable sería benigna.

Todo será extravagante: el duelo,
la soledad, las condolencias,
todo será obsesivo
arrancando tu piel añadida a mi cuerpo
y la mía al tuyo,
deshaciéndonos el uno del otro.

Aprenderemos a olvidar, quizás odiar,
y elegiremos la última sonrisa,
porque ya sabemos
de qué moriremos.

Todo está maldito:
la gente, las ciudades.

Todo lo mataste:
el suelo, los escarabajos.

Todo es sombra bastarda.
Todos son ciegos.

Me cierro para obviarte
y en cada rendija de las casas está tu egoísmo,
tu miseria.

Todo desapareció;
las criaturas mojadas
enredadas en la telaraña.

Todo está maldito
por donde pasaste.

Huyo;
todo es azufre,
todo gritos.
Sálvenme
de las migajas.
Todo lo mataste:
la gula, la ira.
Nada queda,
ni Dios para blasfemar.

Todo está maldito, cada hoja, la luna…
Todo está maldito
porque aquí estuviste.