Nuevo Amanecer

Virgen Pájara María

(Cántico cuarto)

Baja, Virgen Pájara María,
hasta estas negras cimas del pecado
y con nosotros sube, sube,
Virgen Pájara pura,
hasta las altas cimas de la Gracia.
Baja, Pájara Virgen Casta,
a los lupanares y entra, sigilosa,
a hurtadillas,
como quien casi no ve nada y lo ve todo
y vuela y entra
y llora y ora
y rescata a tus pájaras caídas,
pobrecitas pajaritas tristes de alas rotas,
pajaritas hermanas, pajaritas hijas
cuchilleras,
pendencieras
aborteras
cantineras
parranderas
ladronas,
semi-ladronas
asesinas,
semi-asesinas
vírgenes,
semi-vírgenes
demonios,
semi-demonios
ángeles,
semi-ángeles
castas,
semi-castas
madres,
semi-madres
pobrecitas pajaritas putas,
putillas de mala-muerte
sentadas en las duras bancas de los lupanares
a la espera de nada,
de nadie,
de algo,
de alguien
del que peca, del que paga
-¡Oh, Sor Juana!- por pecar.