Nuevo Amanecer

Poemas de Octavio Robleto


AJETREOS CON HORARIOS FIJOS
A las seis de la mañana
en Managua, Nicaragua,
un quince de febrero
yo pude unir cielo y tierra,
quiero decir mi cuerpo a otro cuerpo.
Dos carnes diferentes en éxtasis de quejas.
A esa misma hora, estoy seguro,
dos cuerpos disfrutaban de lo mismo
en la ciudad de Washington, D.C.
siendo allá las 7 a.m., hora del Este
y en Nueva York igual
En le 9° apartamento de un edificio de 40 pisos.
En Madrid ya era de día, casi medio día,
pero en alguna recámara discreta
las frazadas continuaban en desorden.
En Tokio la noche comenzaba
y los comerciantes encendían luces multicolores
en sus escaparates.
En Río de Janeiro se abrían las oficinas,
se ofertaban joyas raras y vestidos a la moda.
en Vancouver eran las cuatro
y en Los Ángeles el clima registraba 20 centígrados.
En Tombuctú eran las dos de la mañana
y en Tierra del Fuego las 7am.
En Estocolmo Oslo declinaba el medio día;
todo en correspondencia a iguales ajetreos
como el mío a las seis de la mañana,
en Managua, las Sierritas.

**************

ASOMBROS DEL AMOR COMPARTIDO
Contigo comparto asombros y al mismo tiempo
la atracción irresistible de moléculas y átomos;
nuestra historia viene desde los mares primigenios
y las vicisitudes por las que hemos pasado
más bien nos impulsan al abrazo permanente.
Me pregunto: ¿Quién eres?
Y digo: la Mujer.
Paso a tu lado
y te das perfecta cuenta que ha surgido el fluido eléctrico;
que hará,
posteriormente
recordar nuestros nombres
y estos den inicio a historias reales.
Saber en dónde vives,
cuál es tu trabajo
qué lecturas son tus preferidas.
Y tú sabrás de mí
que me intereso en tus íntimos detalles,
en tus preferencias por colores y perfumes,
en tus peinados y pequeñas vanidades.
Se darán acercamientos y rechazos
pero al final
se realizará el juntamiento placentero.
Esta es la historia nuestra
y la de otras muchísimas parejas.
Ahora bien
si conocemos el comienzo y sus finales
la trascendencia de que esto sea categórico,
la universalidad de estas acciones,
te propongo algo muy concreto:
nos veremos mañana al mediodía
en el sitio que prefieras y escojas.
El resto no será literatura
Pero será causa de sorpresas y asombros.
(Estos poemas están incluidos en el libro ASOMBROS DE CADA DÍA, que ya está de venta en las librerías, editado por el Centro Nicaragüense de Escritores).