Nuevo Amanecer

Poemas de niños con cáncer


Sobalvarro: Tiempo de esplendor

Visitamos Noel Vargas y yo al pintor Orlando Sobalvarro en su estudio en Tipitapa, y la visita nos recuerda por el título, la primera novela de Sergio Ramírez: “Tiempo de Fulgor”. El caso es que la obra pictórica de Orlando Sobalvarro de los dos más recientes años, consolida la brillante trayectoria de su autor. No cabe duda que pasa por un tiempo de esplendor. Esplendidez palpable en obras monumentales y en sus recuerdos de Amerrisque. Una montaña de obras colosales como una montaña o como una cordillera, la de su vida,que podremos valorar, nos cuenta, en una próxima Bienal, probablemente en noviembre. Con los ojos y el espíritu deslumbrados, ofrecemos a nuestros lectores evidencia. La evidencia de arte perfecto.

Luis Rocha.

Del Taller de Poesía de niños
con cáncer del Hospital “La Mascota”
que dirige Ernesto Cardenal con la
colaboración de algunos otros poetas:
Claribel Alegría, William Agudelo,
Daisy Zamora, Marvin Ríos

LA MARIPOSA
La mariposa vuela despacio
y se para en una flor roja,
donde se ve como una flor amarilla.

Selena Francisca Mairena
8 años
Matagalpa

LOS PERIQUITOS
A mí me gustan los periquitos
porque cuando son chiquitos
son peladitos, como que les han
puesto quimio
y cuando son grandes
son bien peluditos.

Morelia Martínez
9 años
Chinandega

LOS COMEJENES
Los comejenes son unos animalitos
muy chiquitos, pero trabajadores.
Ellos hacen un camino como de tierra
y como de polvo,
y caminan por debajo del camino.
Hacen su casita en lo alto.
Se trepan en las casas de la ciudad
se comen los horcones de las casas.
Los comejenes son color amarillito
cabecita negra y chiquitos.

Sugey Yasiris Fitcher
10 años
Cuapa, Chontales

EL CANGREJO
Vi un cangrejo en el río devorando
a un pez con sus tenazas rojas.
Me le acerqué y lo observé con cuidado:
lo apretaba con fuerza y trozaba su carne.
Me acerqué más y se escondió en el agua,
como un submarino, y no lo volví a ver.
Qué listos son los cangrejos,
sus cuerpos parecen arañas enormes,
se esconden en las cuevas
para que no los encontremos.
A mí me gusta la sopa de cangrejo.

Juan Agustín Reyes
14 años
Nueva Guinea

EL BÚHO
Tiene ojos bien grandes
y tiene una cola
y hace: buuuuuuu
y tiene alas
y me mira bien fijo

Harnold García
7 años
Masaya

QUEZALGUAQUE
Es mi pueblo.
Queda lejos de la ciudad de León.
Existe luz eléctrica, agua, hay tres escuelas.
La gente trabaja cortando maíz,
limpiando arroz, sembrando frijoles.
Hay bastantes vacas gordas,
muchos caballos cholencos,
patos en las calles que después se beben en sopa,
cabros del tamaño de un chancho,
cabros color café, negro, blanco y amarillos.
Cuando todos tienen hambre
berrean en coro, bee, bee, bee,
en la mañana y por la noche.
En Quezalguaque siempre huele a vaca,
a leche, queso, crema, huele a carne asada,
también huele rico a cabro.
Quezalguaque es mi pueblo.
Viven más de trescientas personas,
hay garrobos negros, iguanas verdes,
pijules que siempre cantan PIJUL, PIJUL, PIJUL,
hay zorros cola pelada que cuando son viejos
son pelo blanco y se come su carne,
parece carne de cusuco o de garrobo.
En los montes abundan alacranes negros,
abundan los pichotes (perrozompopo)
que comen maripositas, hormigas, grillos y zancudos.
Hay lagartijas que cazamos con tiradora.
Las culebras café con blanco, llamadas lagartijeras,
se pelean con las culebras verdes chocotas.
Los animales andan de día y noche.
Hay diez calles pavimentadas.
Cinco pistas de baile.
La gente siempre anda a caballo
y se oyen balazos cuando roban.
Me gusta la bulla de Quezalguaque.
Hay mangos, zapotes, nísperos, ayotes, papayas,
pipianes, yuca, malanga, manzanas, chayotes.
Me hace falta Quezalguaque,
no me gusta Managua
estoy aquí para curarme.

Julio César Delgado
11 años
Quezalguaque, León