Nuevo Amanecer

FÓRNIX


El fórnix o trígono, es el nombre de una parte del cerebro humano, “una comisura telencefálica, y además un Fascículo de Asociación telencefálico, que comunica dentro del mismo hemisferio formaciones del Telencéfalo con otras del Diencéfalo”. Supongo que de allí ha tomado su nombre la revista peruana FÓRNIX, que más que una “revista –autodenominada- de creación y crítica”, es un voluminoso libro de 400 páginas, todas dedicada a la literatura latinoamericana.
Un objetivo de este libro, y en general de la Editorial Nido de Cuervos, que lo produce, consiste en “difundir en Perú, en plenos tiempos de globalización, literaturas hasta ahora evidentemente tan poco conocidas como las nórdicas, germánicas, románicas (incluida la quebequense), orientales (árabe, japonesa), africana, así como las americanas, escritas en diversas lenguas”. Además, se propone a dar a conocer la poesía producida en los últimos años en Hispanoamérica que, “no obstante estar escrita en español, no logra aun trascender las respectivas esferas nacionales donde se desarrolla”.
A la fecha fueron publicadas muestras de la poesía colombiana, argentina y cubana, proyectándose para próximas ediciones otras de Ecuador, Chile, Costa Rica, México, el Caribe y uno especial dedicado a España y otro en lenguas vernácula de todo el continente.
En el volumen correspondiente a la edición de abril 2007 los reflectores recaen sobre la poesía nicaragüense y, en especial, en la del Río de La Plata (Uruguay y Argentina), propuestas elaboradas para Uruguay por el poeta Luis Bravo y para Argentina por Carlos Juárez Aldazábal y Leonardo Martínez. Otros colaboradores argentinos que colaboran en este especial son Leopoldo”Teuco” Castilla (Salta, 1947), poeta y narrador de quien se presenta el perturbador cuento “La redada” que en 1991 fue llevado al cine por Rolando Pardo. La poeta, novelista y dramaturga María Teresa Andruetto (Córdoba 1954) reflexiona sobre la presencia de Cesare Pavese, a lo largo de su propia escritura, mientras que su coterráneo Alejandro Schmidt (1955), poeta y director de la Editorial Radamanto examina el quehacer literario a través de cartas dirigidas a María Teresa Andruetto.
Del poeta, performer, ensayista y docente universitario Luis Bravo (Montevideo, 1957) se presenta el ensayo Huérfanos, iconoclastas, plurales, referido a la generación poética uruguaya de la década del 80, algunos de sus rasgos de identidad son la orfandad, el pluralismo, la interdisciplinariedad, la defensa y búsqueda de una irrestricta libertad en lo formal e ideológico, en franca oposición al amordazamiento sociopolítico bajo el cual naciera durante la nefasta dictadura militar (1973-1984). Complementa e ilustra su estudio con una selección de poemas de esa iconoclasta generación.
Entre otros trabajos, la edición también presenta los ensayos: Cristóbal Colón en la narrativa hispanoamericana de Martha Canfield; el Don de fronteras, don de Andes, de Andrés Ajens; Globalización y cultura de Teódulo López Meléndez; un estudio de Iván Carvajal sobre Alfredo Gangotena, poeta del extrañamiento; La verdad de las máscaras de Oscar Wilde, y los cuentos La redada de Leopoldo Castilla y Vuelta a la otra imagen de Johann Page.
La Breve muestra de la poesía nicaragüense está representada por el Soneto para morir, de Enrique Fernández Morales (1918-1982); Escobas, de Fernando Silva (1927), y La parábola, de Octavio Robleto (1935). De Francisco de Asís Fernández: Lady Elizabeth Brauthigam, Una página del diario de Shakira y Esta mujer. De Gioconda Belli (1948): Uno no escoge, Y Dios me hizo mujer y En la doliente soledad del domingo. De Daysi Zamora: Preñez, Qué manos a través de mis manos, Vuelvo a ser yo misma y Cuando las veo pasar.
De Álvaro Urtecho (1951): Otra vez leo, Lázaro, y Sábado a mediodía. De Gloria Gabuardi (1945): Observando a mi hija bailar, Prisionero del paisaje y En el recuento de esta vida. De Pedro Xavier Solís Cuadra (1961): Cuando el rush hour, El chat, En el hall del hotel y Los días. Esta muestra de la poesía nicaragüense la cierran los poemas de Blanca Castellón (1958): Algo así, Para mientras y Como todo.
Para nuestros lectores presento la brevedad acunada en dos poemas

Preñez
Daysi Zamora
Esta inesperada redondez
este perder mi cintura de ánfora
y hacerme tinaja,
es regresar al barro, al sol, al aguacero,
y entender cómo germina la semilla
en la humedad caliente de mi tierra.
Lázaro
Álvaro Urtecho.
El seco estrépito
de un repentino alzarse de palomas
estremeció mis pasos.
Fue como si algo
se me escapara de la carne,
sorprendida su raíz.
Como si al muerto que guardo
le levantaran la losa y por el mundo
caminara ya sin nada entre las manos.
urtecho2002@yahoo.com