Nuevo Amanecer

Crónicas de Estelí


Crónicas de Estelí es el título del excelente libro de la educadora, escritora, poeta y promotora cultural Carmen Hidalgo v. de Terán, quien con paciencia de orfebre invirtió casi 20 años de su vida investigando, recopilando artículos de periódicos, consultando libros y sitios del Internet, entrevistando a historiadores y a gente común que poblaron el hermoso llano del Michigüiste y sumergiéndose en los ojos de agua de sus propios recuerdos, y todo lo que a lo largo de tanto tiempo halló para ordenar y entregarnos los orígenes y la historia del noble y heroico pueblo de Estelí, donde doña Carmen naciera en febrero de 1922.
Estas crónicas del vivir y sentir del pueblo esteliano -únicas en su calidad y dimensión- tienen la singularidad de haber sido concluidas por su autora a los 84 años de edad, demostrando así que los adultos mayores pueden, con la sabiduría otorgada por la vida, desempeñar tareas dignas a su condición de personas, y constituyen además su legado a los estelianos, a los segovianos y a Nicaragua, pues como me contara la Dra. Petronila Terán, su hija, la imprenta entregó la edición de prueba el mismo día que ella padeció la hemorragia cerebral que la llevó a la muerte el 24 de marzo del 2007. Sus Crónicas fueron presentadas en Estelí posterior a su deceso, por la destacada escritora e intelectual esteliana, Dra. Isolda Rodríguez Rosales.
Doña Carmen -señala la Dra. Rodríguez- arañó los suelos y los cielos en búsqueda de nuestras raíces para conservar nuestra identidad, saber de dónde venimos, cómo es este pedacito de suelo llamado Estelí, quiénes nos antecedieron, cómo lo hicieron…” Las páginas de esta obra singular están llenas de historias, anécdotas y recuerdos dolorosos, porque la historia de la tres veces heroica Estelí, como la de Nicaragua entera, está llena de valentía, pero también de dolor, de sacrificios, de coraje, destrucción y de mucha sangre y vida de sus hijos.
Las Crónicas de Estelí están distribuidas en seis partes, platicadas con lenguaje sencillo, poético y ameno, así como conversa la gente de Estelí. La I Parte nos traslada a sus orígenes ancestrales, a su impronta en petroglifos, enriquecida con parte del acucioso trabajo arqueológico que ha desarrollado Bayardo Gámez; a las toponimias y posible origen y significado de su nombre; a la época colonial y post colonial; a la destrucción de Nueva Segovia por los piratas, hasta asistir a la fundación de San Antonio de Pavía del Valle de Estelí, como se le conoció en sus inicios.
En la II Parte asistimos al traslado de la villa de Estelí y la creación, supresión y restauración del próspero departamento, así como a un amplio recorrido por su geografía histórica, llena de cerros y de leyendas; y para dejar constancia de quienes estuvieron al frente de la conducción del pueblo nos provee amplia información sobre las autoridades políticas de 1743 a 1906; los Alcaldes de 1778 a 1979; los jefes políticos desde 1906 a 1967; los diputados y otros cargos. Además aborda cómo fueron iniciados los servicios de salud, pública y privada; la educación, la banca, comercio, la energía eléctrica, el agua potable, la pavimentación, las profesiones, oficios y personajes estelianos desde inicios del siglo XX, sin omitir las características centrales de su organización social y comunitaria y su cultura.
La III Parte la integran las crónicas, remembranzas y anécdotas, que desempeñan la función de un espejo retrovisor, por el que nos asomamos para ver las formas de vida de una época ya desaparecida, pero que nos puede dar respuestas y explicaciones a preguntas del porqué hoy somos como somos. La IV Parte es un doloroso homenaje póstumo a la destrucción de la ciudad durante la guerra de liberación, al Estelicidio, como el Dr. Alejandro Dávila Bolaños llamara en un poema a esa barbarie, de la que él mismo fue víctima: “Al cuarto día borrachos de mariguana y odio subieron a los aviones de doble triángulo entrelazados y desde el cielo dejaron caer con satánica precisión computada todo el espanto de bombas, metralla, NAPALM, rocquets abriendo pesados surcos de llanto, destrucción y miedo sin límites en lo que antes era nuestra ciudad de vida, de canto y de paz…”
La V Parte está dedicada a los hijos dilectos de Estelí, personas que con trabajos y esfuerzos contribuyeron a construir el Estelí de hoy y lo que será mañana. La VI Parte está dedicada inevitablemente a su poesía, destacándose Samuel Meza, Cimón Barreto, Alcides Meza, José Floripe, Edwin yescas, Ligia Guillén, Claribel Alegría, Leonel Rugama, Alejandro Dávila Bolaños, Ciro Molina, la misma doña Carmen y otros destacados poetas de Is-telli, voces mexicanas o nahuatlacas, que según don Fidias Jiménez (lingüista, arqueólogo e investigador salvadoreño), significa Ojos sobre el valle, título causal y no casual del último libro publicado por el excelente poeta, pintor y escritor esteliano, nuestro hermano el Dr. Danilo Torres Rodríguez.
Las Crónicas de Estelí deben estar en cada hogar esteliano y en los estantes de las bibliotecas de sus escuelas, institutos y universidades, para que los niños, niñas, jóvenes, adultos, ancianos y las descendencias venideras conozcan las abras, veredas y caminos por las que anduvieron las generaciones que nos precedieron. Pero, sería injusto pensar que este formidable libro es un patrimonio exclusivo de los nacidos en ese rinconcito “tan chiquito como un maní” -como con amor le canta Noel Pérez Urbina a su tierra- pues estas Crónicas también son de Nicaragua entera, y de quienes tenemos el orgullo de sentirnos estelianos y segovianos de corazón.
¡Gracias pues, doña Carmen, maestra, poeta y escritora, por esta invaluable herencia, que con amor y tesón nos ha dejado… que Dios la tenga en su gloria eterna!
urtecho2002@yahoo.com