Nuevo Amanecer

Dos poemas de Leda García Pérez


La latitud del labio
(Inédito)

Que mi piel se agolpe
en tus esquinas
toda,
cuando llegue a tu boca
y se desnude
para invadirte el cuerpo,
todo,
que se extinga esta sed
que duele y duele
de tanto no beberte
y he de beberte
todo
en esa latitud del labio
preso.
Mi boca
toda,
gemirá con la tuya
en la sabia indefensión
de los deseos,
todos,
convulsos,
desprendidos,
despoblados de fiebre
por tenernos.
Que la piel nos castigue
con más besos,
que la piel nos castigue.

********

Besos andariegos

Que nos castigue el beso
con su carne
trenzando los deseos
maduros
como lengua en exilio
buscando su otra lengua.

Que tu beso andariego
se subleve
y haya duelo
en mi pubis
que espera su momento
de nacer y morir
sin oponerse a nada.

Que mi beso te busque
en el sitio predilecto
y derrote tus sentidos
de tanto amarte infiel
con los pecados
que no quieren perdones.

Sí,
que nos castigue el beso
con su piel despiadada
recorriendo los cuerpos,
al fin, es sólo un beso
de entre tantos
y nos sobran los besos.