Nuevo Amanecer

Tina Modotti: nostalgia


Esta obra está inspirada iconográficamente en los retablos de la Edad Media, y representa algunos personajes latinoamericanos de los primeros decenios del siglo pasado, que plasmaron toda una epopeya de genialidad y creatividad humana.
A partir de mi coterránea friulana, Tina Modotti (1896-1942), estuve añadiendo a su alrededor uno a uno los personajes, pintándolos devotamente y con gran nostalgia, pues estas genialidades se van engrandeciendo día a día en este mundo en paulatina desertificación.
Friuli es una región montañosa del nordeste de Italia, y sus ciudadanos pertenecen a una minoría étnica que fue, históricamente, muy golpeada por las guerras, la miseria y el hambre, por lo cual muchos tuvieron que emigrar en busca de trabajo, como Tina Modotti y sus familiares, como también los familiares del suscrito.
Tina Modotti llegó a Estados Unidos y luego a México, en donde pudo conocer a algunos de los artistas y personajes más importantes del continente, y participar en su ambiente político y cultural de grandes utopías y transformaciones.
En la parte alta del retablo, encontramos el desnudo de Tina Modotti, fotografiado por Edgard Weston en 1923, y a sus lados los poetas Pablo Neruda (1904-1973) y Azarías H. Pallais (1884-1954), ambos relacionados ideal y culturalmente con el gran movimiento revolucionario latinoamericano del siglo pasado.
En el cuadro siguiente, están los retratos de los pintores y grandes muralistas mexicanos José Clemente Orozco (1883-1949) y David Alfaro Sequeiros (1896-1974), a los lados de Tina Modotti, quien está enmarcada frente a una Luna, como una aureola sagrada.
En el cuadro central del políptico representa a Diego Rivera (1886-1957) entre Tina Modotti (con su cámara fotográfica) y Frida Kahlo (1907-1954), frente a una pintura mural de Diego Rivera en proceso, que representa el choque entre los indígenas autóctonos y los colonizadores españoles.
Luego, recordando que Tina trabajó en el “Comité Manos Fuera de Nicaragua”, pinté en el lado izquierdo al General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino (1895-1934) y, al otro lado, Emiliano Zapata (1879-1919), quien está ubicado sobre el sol naciente de “Tierra y libertad”. A ambos, Sandino y Zapata, los pinté casi de forma monócroma, como los santos, dentro de unos nichos luminosos.
En la predela pinté “La reforma agraria de México”, como una composición libremente inspirada en varias ilustraciones de Diego Rivera.