Nuevo Amanecer

INTERSECCIONES: Encrucijadas visuales y culturales

“Únicamente el diálogo con el pasado puede engendrar originalidad”. Wilson Harris (1).

Historias del arte y geografías culturales públicas y privadas, intersecciones y encrucijadas dentro del universo visual, es lo que principalmente muestra esta exposición itinerante organizada por Patricia Belli dentro del Plan Pirámide de La Espora, Escuela Superior de Arte. En esta difícil región centroamericana y una no menos difícil geografía conviven culturas y etnias diferentes, dentro de un microcosmos seccionado en oposiciones, encuentros y desencuentros originados por los sistemas coloniales y neocoloniales. Un mundo donde la creación artística encuentra uno de los mayores desafíos tratando de aproximar el arte a la vida y cuestionar la función del arte como una actividad escindida. Precisamente, por esta razón, la construcción de vínculos entre los jóvenes artistas centroamericanos y el público en general se convierte, tal y como expresa Patricia Belli, en un imperativo para “la realización de un arte consciente de sí mismo y del otro”.
La diversidad de materiales y lenguajes no tradicionales, propios del trabajo artístico contemporáneo, conlleva un desafío ante los patrones estéticos tradicionales. El uso del objeto encontrado, materiales insólitos como ovillos de cuerda para crear volúmenes escultóricos, pequeñas esculturas de plastilina, muñecos, chats en Internet, la fotografía digital, instalaciones y vídeos conviven con medios tradicionales como el dibujo y la pintura. Es común oír en una exhibición de arte contemporáneo la queja despectiva de “esto no es arte”, “esto lo puede hacer un niño” o “esto ya lo hicieron antes”, como una descalificación apriorística sin tomar en cuenta las condiciones materiales y culturales del mundo actual, que conllevan un cambio de actitud ante la obra de arte donde la relación interpretativa, frente a la tradicional actitud contemplativa, se convierte en algo consustancial dentro de la estética contemporánea. El espectador pasivo deberá convertirse en un espectador informado y activo, que aprenda a ejercitar la capacidad de juzgar y sea capaz de eliminar los prejuicios de incomprensión y rechazo. Además, el arte de nuestro tiempo, a diferencia del arte de tradición clásica y académica, no tiene como característica un código único y homogéneo: es un conjunto de prácticas y actividades enteramente abiertas.
Una aproximación general a las obras, temas y materiales

La temática abordada por los artistas de Honduras, El Salvador y Nicaragua presenta múltiples coincidencias: la incomunicación, la violencia social, el humor y la crítica, mostrando la conflictiva relación entre el individuo y la sociedad. Unas veces, el artista representa su propia indefensión y desvalimiento --“Encuentran”, de Dalia Chévez-- otras, documenta la realidad mostrando una relación asimétrica entre los géneros sexuales, el papel de la mujer y su marginación secular -–“Nuestra Señora de la Resignación”, de Daiana Rosales, “Uno” de Carmen Moncada--, marcando pautas de comportamiento frente a los estereotipos dominantes. El miedo, la discriminación y el rechazo han sido representados por Lucrecia Santos, a través de medios artísticos poco usuales: las grandes letras VIH conforman una gran escultura que pende del techo y que nos interpela desde lo alto. Valdría la pena preguntarse ¿cuántos dramas personales se ocultan tras las amenazantes siglas del tan temido virus?
La transformación cultural y estética que surge del vídeo promueve nuevas formas de materialidad en las que convergen el lenguaje, la imagen visual y el sonido. Al mismo tiempo, demandan la participación activa del público, puesto que abren una nueva vía para la reflexión donde la realidad virtual crea mundos alternativos frente al mundo real. En este sentido, los vídeos de Gabriel Serra “Cédula” y Carlos Martínez Solano (1978-2007) “Zona Cero” muestran la incorporación de nuevas narrativas y una estrecha relación entre arte-vida, enfrentando diferentes aspectos de la problemática humana. En “Cédula” imagen y palabra construyen el universo privado de una persona que sin este documento no existe y carece de personería social: una pantalla en negro nos habla de esa carencia de identidad con la voz en off de la persona entrevistada y finaliza la representación con el edificio en ruinas de una Managua en escombros, que nos relata una historia de negligencia, abandono y marginación. Carlos Martínez Solano (2) en “Zona Cero” aborda la represión contraponiendo dos realidades distintas: el mundo de los cómic con las imágenes del Gato Félix, quien contra su voluntad es apresado por un robot que lo obliga a dormir, y por otro lado, las tomas de un noticiero donde se observan los enfrentamientos entre los estudiantes que luchan por el 6% y la Policía, que les impide continuar con la manifestación. La crítica y la ironía muestran dos situaciones que rebasan lo local para insertarse dentro de una problemática global: el problema de los indocumentados, la desigualdad y el ejercicio abusivo del poder.
La palabra y la imagen
La exhibición va acompañada de un excelente catálogo, con un escrito de Patricia Belli, en el que se analizan de manera rigurosa y consistente las obras, ubicándolas dentro de su contexto cultural. Asimismo, el tema de la descolonización, abordado por Raúl Quintanilla Armijo, los resultados cualitativos del Plan Pirámide y los Seminarios de Crítica muestran la existencia de un arte participativo y la revisión de arquetipos manipulados a lo largo de la historia. No sólo se está haciendo visible el arte centroamericano, sino que se plantea “el reto de una nueva formación artística” que, según Quintanilla Armijo, “ha sido asumido por los jóvenes artistas, La Espora y su equipo de trabajo para impulsar este sueño desestabilizador”.
Estamos ante un arte trasgresor, en el que predomina una multiplicidad de interpretaciones donde el proceso creativo no finaliza en el momento en que el artista da por terminada la obra. Se trata de un proceso abierto, en el sentido enunciado por Duchamp y por Umberto Eco, que propone “una cadena ilimitada de sentidos y significaciones” (3). Estas representaciones artísticas nos recuerdan que somos algo más que una tierra de terremotos y volcanes, cuya cartografía marginal y periférica merece ser conocida y valorada, por medio de la imagen y la palabra, más allá de sus límites territoriales.

Historiadora de Arte. Ihnca-UCA

NOTAS:
1- Wilson Harris, Post-Colonial Studies. Routhledge, London-New York, 1995.
2- Carlos Martínez Solano, artista nicaragüense, autor del vídeo Zona Cero, falleció el 22 de marzo en un accidente automovilístico.
3- Marcel Duchamp, en su obra “El acto creativo” (1957) y Umberto Eco en “Obra abierta” (1962) plantean la experiencia estética como un proceso interactivo.