Nuevo Amanecer

Wani: Revista del Caribe de Nicaragua


Enero-Marzo 2007

En el primer trimestre Wani trae un artículo basado principalmente en materiales recogidos por Mark Jamieson, quien estuvo durante dieciocho meses de residencia en Nicaragua en 1992 y 1993, quince de ellos en la comunidad de Kakabila, en la cuenca de Laguna de Perlas. El trabajo fue conducido como estudiante de postgrado en el departamento de Antropología de la London School of Economics, y como investigador asociado del CIDCA (Centro de Investigaciones y Documentación de la Costa Atlántica).
En esta investigación, Jamieson hace un análisis de la lengua miskita o criolla, en las comunidades de Kakabila y Tasbapauni.
“Los habitantes de la mayor parte de las comunidades miskitas y criollas de la región más amplia en su conjunto son monolingües, usando sólo el miskito o el criollo en sus comunidades respectivas, que también están en la cuenca, la mayoría de la gente usa ambos idiomas con igual facilidad. Sin embargo, en estas comunidades, los dos idiomas son valorados de manera diferente. En ambas comunidades, el miskito es considerado la lengua autóctona, mientras que el criollo es considerado una lengua que la gente joven en algún momento “se robó” de otros. En Kakabila los comunitarios más viejos recuerdan un tiempo cuando el criollo, aunque la gente lo comprendía, era raramente utilizado en la comunidad. Desde mediados de la década de los ochenta, sin embargo, los niños de Kakabila comenzaron a hablar criollo y los adultos ahora hablan criollo con ellos, aunque la mayoría de los adultos habla miskito entre sí. Curiosamente, sin embargo, los niños al llegar a la adolescencia tienden a “pasarse” al miskito, con esto la lengua quizá no se está “perdiendo”. En Tasbapauni, la situación es diferente. Allí a lo largo de las últimas décadas, el criollo comenzó a desplazar al miskito y muchos de los niños más pequeños de Tasbapauni, aunque tienen un conocimiento pasivo del miskito, son ahora efectivamente incapaces de hablar el idioma”.
Además, viene una interesante entrevista que Álvaro Rivas le realiza a Brooklyn Rivera.