Nuevo Amanecer

Las palabras y los días, de Julio Serrano


Julio Serrano describe el mundo poético y material como un universo estructurado por palabras. Unas se acentúan con más fuerza como si intentaran sobrevivir del medio exterior, y otras, conceptualmente son atravesadas por espinas hasta hacerlas explotar en el poema. Es en estas palabras y en un ritual oscuro donde el Julio pone su mirada y ejerce su conjuro contra la vivencia humana. La palabra “recordar” es pinchada, anulada y tachada por el poeta como si emprendiera una aniquilación simbólica contra la memoria. “Las palabras y los días” ha titulado Julio Serrano a esta obra que me recuerda a Cardoza y Aragón cuando dice que “las palabras atraen a las palabras”, aquel estado de posesión que ocurre en la soledad de la noche, “Las palabras” --que suceden a la hora violeta de Elliot-- y su contrario: la lucha por los días.
Julio Serrano nació en Quetzaltenango en 1983 y actualmente figura como una de las voces más importantes en la actual poesía centroamericana. De su libro extraemos un par de poemas para celebrar desde ya su más su más reciente obra.
Palabras
Recordar palabras entre la oscuridad y
el ruido El sentido justo, metro palpitante

el intento de escribir
el sonido de las teclas como un andar de pasos
lentos,
agitadas voces del pasillo
Suave el silencio,
y suave la luz que es canto
la música agitada que fluye ante la vista apagada,
Abrígate con calma,
afuera corren las palabras transformadas, el sonido sigue deslizándose hacia el mar

Últimas palabras últimos días
la vida es una piedra atada al pecho que lo empuja Sus manos pálidas tratan de asirse a la luz pero sólo parecen despedirse El rostro azul y luego gris, finalmente la oscuridad en la cámara que lo filma desde el cielo
También las últimas palabras son azules y grises, luego una habitación de gritos ahogados
vendrían nuevas orillas
juré no dejar mis palabras como la saliva del enfermo en el vidrio, como un amargo beso sobre las ventanas de oro
Pero pasan los días
Entonces nos sobrevuela la cámara, nos sobrevuela la luz y la pupila dilatada de un hombre mirando por primera vez el mar
Tomado de “Las palabras y los días”. Julio Serrano. Editorial Cultura, Guatemala, 2006