Nuevo Amanecer

Homenaje al jefe de la columna de indios flecheros de Matagalpa


eddy@selvanegra.com.ni

El comandante de los indios flecheros que lucharon al lado de las tropas legitimistas en la Batalla de San Jacinto, el 14 de septiembre de 1856, era Francisco Sacasa, joven originario de Granada.
Antes de esta batalla Sacasa ya tenía experiencia militar, pues había combatido en Granada contra el sitio de los leoneses en la Guerra Civil de 1854, en esa guerra fratricida había sido herido dos veces, pero logró recuperarse.
Cuando Walker tomó Granada por sorpresa en octubre de 1855, algunos líderes legitimistas lograron huir de la ciudad ocupada, así llegó Sacasa a Matagalpa, reubicándose después en la cañada de Yucul, donde el general Fernando Chamorro le nombró jefe de la columna de indios flecheros.
Esta columna llegó a la Hacienda San Jacinto en la madrugada del 11 de septiembre de 1856 (según testimonio escrito por el capitán Carlos Alegría, testigo presencial).
En el fragor de la batalla del día 14 muchos indios deben haber sido muertos por las balas de los filibusteros, así también el capitán Sacasa fue herido, y murió horas después.
A un año de esa batalla, su contemporáneo, el poeta granadino Juan Irribaren, le dedicó este soneto.
SONETO

Por dos veces en la lucha fratricida.
Derramaste tu sangre generosa;
Mas dos veces la muerte respetuosa
Su guadaña depuso tan temida

¡Ah! …no debía tu preciosa vida
Extinguirse en contienda tan odiosa,
No debía una tumba tenebrosa
A tus restos servirles de guarida

Una página de oro en nuestra historia
Reclamaba tu espada vencedora
Y debía un laurel de eterna gloria
Tus sienes coronar en última hora
Disputando tu patria al extranjero
Exhalaste tu aliento postrimero