Nuevo Amanecer

SERVICIO SOCIAL


Julio Valle-Castillo
ATENCIóN, ATENCIóN, mucha atención:
Un niño se ha extraviado desde hace varias décadas:
Padece problemas mentales,
tiende a la depresión,
es hiperquinético, verborréico
Si escucha la palabra Revolución, brinca, salta, como que se alegrara
si sintoniza algún tele o radio noticiero
se echa a correr,
si oye el discurso del máximo dirigente
no deja de vomitar …
En un tiempo llevó anteojos negros, quevedos
Y otra vez dorados como los de Trosky o John Lennon
A veces aparece de barba
y otras rasurado.
Usó melena
Y recientemente las entradas de la frente
Desembocan en la fisonomía de su padre.
Viste trajes formales
Y también anda desaliñado…
Cualquier informe no se lo remita a nadie
No hay dirección postal, ni correo electrónico, ni teléfono
No se harán preguntas ni se dará recompensa
Es caso perdido, no sirve para nada—
Tal vez un día de tantos, los olores, los sabores,
Los crepúsculos con la neblina del Cerro de Catarina
Esparciéndose por una calle,
La nostalgia y los reconcomios,
Una tormenta tropical lo arrojará
En un parque, en una acera, bajo un alero de Masaya,
Seguramente más viejo y totalmente loco,
Más triste y despechado
Sin capacidad alguna de derramar una lágrima
ni de amar a alguien que alguna vez creyó que amara.
Amnésico de algún familiar que sobreviva para
No ser desdeñado…
Si en algún recoveco del mundo
Lo ha visto o identificado con su saco de bramante
Lleno de viejos papeles y libros,
Se le agradecerá que olvide o guarde silencio.
Dic. de 2003.