Nuevo Amanecer

A una putita


Pequeñuela entrampada en el bullicio
Del cobre que atraganta tu mirada.
El día te sorprende acurrucada
Entre los brazos del matón: el vicio.

No escapa a tu ventana la entramada
Visión que ciega tu esperanza vaga.
Menos te entiende quien mejor te paga
Bajo el tortuoso sueño de engañada.

Niña inocente de la falda estrecha,
En esa calle que alucina y acecha,
Eres cruel llanto, eco desolado
De la fútil pasión que te encadena,
Y se te muestra como niña buena
Siendo sólo confite envenenado.
Mayo 95