Nuevo Amanecer

Edgar Escobar Barba


Mensajes cifrados es un libro de cuentos fantásticos basados en la cuestión de género.
Abre con “El ojo de agua”, ojo masculino padeciendo, excitado e impotente, el baño de la doncella. Sigue con el recorrido amoroso morboso de “La infeliz Blanca Nieve. “Titula: “Leyenda””, reescritura invertida del Golem, empieza por el final, con varias fuentes de letras, y opone el Golem a su creador, en el trío entre el maestro, el Golem y la mujer creada por él para el maestro. Misma secuencia en los tres cuentos siguientes. “Ello”, ser alado identificado con los judíos Nefilim, visita al héroe en la noche durante su vida, desapareciendo cuando intenta verlo, repitiendo así el mito invertido de Eros y Psiquis. “Arena”, encuentro entre el mar y dos seres desconocidos, una mujer venusiana y un hombre neptuniano-saturnino, evoca la pérdida del castillo creado de arena por los dos protagonistas, y el “volver al comienzo, al origen de cada especie”. “En un cuarto vacío”, cuento borgesiano como “Titula: “Leyenda”” que de epígrafe final cita al maestro, trata del trío en un cuarto desocupado entre una mujer, su esposo y el doble de éste en el clóset, el ojo acuático del primer cuento, que es el mismo mar del anterior, siendo reemplazado aquí por el del ser del clóset. En “En un cuarto vacío” como en “Titula: “Leyenda”” Escobar usa la heterodiégesis.
“Mortificaciones Soluciones” trata de la muerte de amantes por una misma mujer, un cartomántico y el oficial. Del ámbito de creencias populares del Tarot y la cartomancia pasa “Purgatorio” al clásico tema del sacerdote perseguido por una mujer lujuriosa. “Salmón”, por su parte, devolviéndonos al mundo del agua, metaforiza el encuentro anual de una pareja no oficial, año tras año en el mismo lugar (v. “Ello” y “En un cuarto vacío”). “El joven de la lechuza” trata de un joven obsesionado por el sexo, que la familia quiere curar esta vez con psicoanálisis, pero sin lograrlo, joven cuyo animal-tótem de miedo, similar al cuervo en Poe, es la lechuza, a la que se identifica al suicidarse ahorcado con vestimenta femenina y cara pintada. Como ese cuento y “Ello”, y asumiendo la línea totémica del libro, como en “Salmón”, “El joven de la lechuza”, y los desdoblamientos de “El ojo del agua”/”Arena”/”En un cuarto vacío”, “Cambio de guardia” habla de otro ser alado, ángel de la guarda de un marxista que le tortura hasta arrancarle todas sus plumas, martirio finalizado con la caída del ángel contra-wendersiano desmemoriado y humanizado, y el ascenso del marxista a ángel de la guarda.
“Nocturno de la Iguana” trata de la dual relación entre nieta y abuela, totemizada a través de la figura de una iguana, que representa la mudanza de piel y la identidad de espejo abuela-nieta, la iguana-tótem siendo liberada por tabú, por la Mamagrande vuelta nieta en el ritual. El cuento deja abierta la pregunta de si la abuela es la misma iguana, y la nieta su procreación-espejo, a como la dejaba “Arena”, quien de los dos personajes era el ser marítimo, cual sirena, cual tritón. “El Alquimista” retoma el tema del renacimiento en el descendiente del cuento anterior y reafirma la dialéctica de “Cambio de guardia” al oponer la alquimia creadora de cuerpos capaces de sobrevivir a las generaciones, mediante un tipo de genética ingenua, al egoísta e incompetente pensamiento científico del médico, epígono de Frankenstein, que perdió su vida y el amor de su familia por “tratar de perpetuar aunque fuese un poco más e impedir la putrefacción de los cuerpos sin aliento”, y termina muriendo solitario, suicidándose.
“El juicio de las cartas” opone un enamorado que manda cartas a su novia que le traiciona con un vecino, antes de que la manden a una institución, donde da luz a un bebé muerto, siendo la prima de ella que, sin tener relación, se embaraza por los versos del enamorado. “Debajo de mi cama” es de temática similar a “Ello” y “En un cuarto vacío”, tratando de un ser debajo de la cama de una niña, que, al llegar a los 15, ya no piensa en su ser-espejo, hasta que sus padres den su catre a su hermana menor, que empieza a gritar cada noche, enfrentándose a la incredulidad hasta de la heroína que olvidó esa presencia. “Irontamu”, poema surrealista, cuenta la historia del Minotauro, jugando sobre los fonemas e insistiendo en el papel de Ariadna y la dualidad por ella entre el monstruo y Teseo. Leyéndose al revés el título, cita de sus juegos fonéticos da “Mutaron y”, por lo que el texto remite al Golem, y el título expresa una desconstrucción del texto narrativo como “Titula: “Leyenda””, afirmando el proceso de mutación-reemplazo como fundador en el libro. De hecho, el libro concluye ya no sobre una relación estéril, como “El ojo de agua”, sino sobre una reescritura gabrielgarciamarqueziana del mito afrocubano de Olokun, titulada “El parto de la vieja”, en la que una vieja procreó toda su vida llenando los alrededores de su prole, hasta el último parto que nos es contado, en el que explota, dando a luz a un niño que atrae tanto a las mujeres como la abuela a los hombres, a tal punto que todas le quieren dar de mamar, momento en el que se aprovecha para embarazarlas, figura del dios del origen procreador de toda la humanidad de las mitologías primitivas.
En “Titula: “Leyenda”” y “Mortificaciones Soluciones” polisemia narrativa y desmultiplicación de la voz narrativa se conforman con los principios de los epígrafes del libro. La desconstrucción de las palabras en fonemas (“Frío, río, ío, í, ooooooh”; “a la nada a la naaaaaaaaa.......”) evidencia el desconstructivismo y mise en miroir del texto sobre sí, la temática central siendo el doble, con el motivo del espejo y el ojo, y la figura de dicha dualidad el tiempo de cambio de la adolescencia (“Nocturno de la Iguana”, “Debajo de mi cama”, “El Alquimista”), y los amores con remanencias de impotencia (“El ojo de agua”), narcisismo (“En un cuarto vacío”, “El joven de la lechuza”), o dualidad entre dos figuras del mismo sexo (“Titula: “Leyenda””, “Mortificaciones/ Soluciones”, “Cambio de guardia”, “Nocturno de la Iguana”, “El Juicio de las cartas”), sin que se sepa siempre si los enamorados son del mismo sexo o de sexo opuesto, el texto borrando su huellas (“Mortificaciones/ Soluciones”). Por lo que se induce que el sentido general de estos “Mensajes cifrados” es el doble, tema clásico del fantástico S.XIX, con sentido específico: la elección sexual como fundadora de la descripción del ser.