Nuevo Amanecer

La Simbiosis de Vaticinio

A propósito de la exposición de pintura llamada “Vaticinio” de Hugo Palma Ibarra en Galería Códice, del 26 de abril al 15 de mayo 2007

Karly Gaitán Morales

Vaticinio nos evoca y remonta a la predestinación sutil de un descubrimiento, de la conexión del creador con la creación, unidos en una simbiosis que resulta casi siempre espectacular. Es el caso de la exposición de pintura de Hugo Palma Ibarra, dedicada al gran maestro italiano Caravaggio, cuyo nombre real es Michelangelo Merisi, mejor conocido como Caravaggio, que es el nombre del pueblo donde nació en el norte de Italia.

Esta exposición estaba destinada a presentarse en la Iglesia San Agustín en Roma donde está una de las grandes obras de Caravaggio “La virgen de los peregrinos”. La biblioteca Angélica, en la misma iglesia, es parte del complejo iglesia-convento-biblioteca-galería, salón donde se hacen exposiciones de artistas del mundo. A ese lugar se conducía la exposición Vaticinio, que primero se llamó Los peregrinos. “Esta exposición estaba destinada a presentarse allí, donde el tema principal es “La virgen de los peregrinos”, la real, yo hice una interpretación ambientada en nuestro país, pero como esta exposición se me dificultó llevarla, porque tenía que encargarme de todo el proceso desde llevar todo lo que se tiene que hacer durante la exposición y después traerla unos, dos o tres meses, lo cual me resulta complicado; entonces decidí presentarla en la importante Galería Códice aquí en Managua”.
En el catálogo de esta exposición usted escribe “Faro Luminoso que me guía”, refiriéndose a Caravaggio.
Es que yo me identifico con este pintor, la belleza de su pintura, la grandiosidad de este artista, estupendo, también me impresiona este gran artista, la vida dura que le tocó vivir, una vida atormentada, una vida también de fuga, de huir, con esas cuestiones de la vida, de cometer un delito y tener que escapar de la justicia, con pena de muerte, entonces tener que huir al estado que era Nápoles, que era en el reino de España, y después huir a la Isla de Malta, hasta que le llega el perdón, y este gran artista regresa y muere en el camino. Es una vida impresionante, atormentada, como le digo.

¿Su pintura está influenciada por la pintura de Caravaggio?
No, influenciada no, la pintura no. Me influencia la grandiosidad de las obras, voy a verlas con frecuencia a Roma porque viajo mucho, todos los años y voy a ver estas obras que están distribuidas en muchos lugares.

Usted está hablando de tres términos importantes que identifican esta exposición, Vaticinio, Sinestesia y Palimpsesto…
Sinestesia porque mi pintura queda abierta a diferentes interpretaciones, uno puede ver imágenes diferentes, puede ser un cuerpo humano o puede ser una naturaleza muerta, uno tiene visiones diferentes que impresionan los sentidos de manera diferente y de cada quien, en ese sentido Sinestesia.

Palimpsesto en mi pintura porque yo voy poniendo capas sobre capas y es como cuando uno pega afiche sobre afiche sobre afiche y uno los arranca, y luego quedan restos de los anteriores es una sola mezcla, ese es mi Palimpsesto.
Y Vaticinio es un nombre nuevo que yo le di precisamente a la exposición colectiva, que es un homenaje a Caravaggio, pero vaticinio en el sentido que como no pude hacerlo en Roma, la hice aquí en Nicaragua, me está pronosticando mi otro compromiso. El Vaticinio de Caravaggio, ya que yo no pude estar con Caravaggio en Roma y que Caravaggio está conmigo, va a estar aquí en Managua, me está pronosticando que se me va a realizar mi proyecto, uno que tengo con las Huellas de Acahualinca.

Veo una simbiosis entre “La virgen de los peregrinos” de Caravaggio con su “Aparición en Acahualinca”
Se transforman. Mi pintura en vez de estar en Roma está aquí en Managua y lo relacionado con las Huellas de Acahualinca. “La virgen de los peregrinos” de Caravaggio es cuando los peregrinos iban a Roma, naturalmente a la Iglesia de San Pedro, por diferentes lugares y usted ve los peregrinos generalmente son personas humildes, que hacían viajes larguísimos a adorar a la virgen. Pero “Aparición en acahualinca”, mi virgen, por decirlo así, es la madre que aparece en nuestro ambiente en Acahualinca en medio de la explosión volcánica, esos son los peregrinos, y son los peregrinos la gente de la población del barrio de Acahualinca, con el Momotombo, el lago y una erupción. Y la virgen lleva la consolación a los peregrinos de ayer y de siempre.

Managua, mayo 1, 2007.