Nuevo Amanecer

Brújula para leer


Cuentos y relatos de José Antonio Móbil
Yo, lesbiano
Mario Urtecho
Con el inusual y sugerente título Yo, lesbiano, el escritor guatemalteco José Antonio Móbil publicó en febrero de 2007 su libro de cuentos y relatos breves, del que sin ambigüedades ha expresado: “Habrá quienes piensen que estas páginas son hijas irreverentes de mi imaginación. Otros, con prisa, las señalarán de deleitosos recuerdos que aún me regocijan con nostalgia. Quién sabe”. El libro, dividido en dos partes --Los dioses del paraíso y Los dioses de la tierra-- contienen veintiún relatos, en los que transversalmente destaca la presencia de Eros, ese dios que para el autor “abre espacios francos para esponjar placeres que quedan, casi siempre, en los linderos del pecado, invento falaz urdido por represores de inocencias”.
Son relatos sugerentes y/o muy explícitos, signados por la brevedad de la palabra desnuda, sencilla, expresada sin tapujos ni maquillajes; de salidas sorpresivas y sorprendentes, que saltan y asaltan al lector y lo hacen sonreír, y quizá, hasta asociar ideas y recuerdos. Desconozco si son relatos autobiográficos, pero algo tendrán de ello, como sucede con casi todos los escritores, condenados a no poder impedir que retazos de sus vidas se entremezclen con las de sus personajes. Son historias sencillas de gente sencilla, que ocurren y pueden suceder en cualquier barrio de Managua, San Salvador, México o Guatemala, pero también en residencias de “buenas familias”, de las que comulgan los domingos, para “draiclinear” sus “pecadillos” acumulados durante la semana.
En sus páginas es fácil reconocer escenas de la vida diaria: la celestina en busca de amantes furtivas; la joven que finge el desgarre de una virginidad entregada al primo cuando chavalos; al payaso, que va por los pueblos preñando mujeres; a la mano que debajo de la mesa provoca y se aferra a una erección hasta sus últimas consecuencias; al jefe de Policía que no escatima por encamarse con la morena de sus sueños frustrados; al anciano, que debilitado por una edad tan pesada como carga de sal mojada, se queda con la madre soltera a cambio de la ternura y calor de hogar que nunca pudo construir con su propia familia; al adulterio y hasta la soledad, expresada en el lacónico monólogo: Hubiera querido tener un amigo, una muchacha, alguien con quien conversar cualquier cosa.
Sus historias tienen finales sorpresivos y sorprendentes. En Hera termina con una confesión: -“Por eso es que a veces no duermo, para soñarla mejor”. En Laura, con incertidumbre el personaje afirma: -“Siento vacío el estómago cuando pienso qué pasará mañana. Quizá nada porque sólo tiene trece años... ¿Y si no?”; en Aura y Violeta con una imagen: -“Tomadas de las manos, encendieron la calma turbulenta del amor”.
Los relatos concluyen con los detalles que hace de sí el autor para sustentar su condición lésbica y con un pormenorizado elogio al calzón. Estos cuentos son crudos como la vida es así, pero como afirma Móbil, “para disfrutar a plenitud los gozos inhibidos es indispensable arrinconar fantasmas y sacudirnos con prisa la piel de cordero que tan mal luce en los humanos, pues tiende a confundirnos con borregos y otros ganados de tal laya, que esperan con parsimonia el momento de su condena y degollina”.
Managua, abril 2, 2007.
********************************

Missael Duarte Somoza
Marina Ester
Salinas Martínez
(Juigalpa, Nicaragua, 1977). Segundo lugar en el concurso de poesía convocado por la Biblioteca del Banco Central de Nicaragua (2001). Fue miembro del Círculo de Lectores de la UCA. Participante del I Festival Internacional de Poesía de Granada 2005. Organizó junto con otros poetas y escritores jóvenes el III Encuentro por el Día Mundial de la Poesía 2006. Segundo lugar en los V Juegos Florales de Centroamérica, Panamá y Belice 2006.
El árbol y el ave se necesitan recíprocamente y al final se encuentran, así pasa con las parejas cuando encuentran su media naranja, uno busca y el otro encuentra, es lo que el poeta nos canta en su poema “Los Pronombres: Árbol sos vos / Ave soy yo/ Árbol y ave/ Son los pronombres/ El árbol encontraba/ El ave buscaba/ Y el sino determinó/ La ruta de sus vidas/ Árbol y ave/ Necesidad recíproca/ del encuentro”.
Esta obra se presentó el 20 de marzo de 2006 en el IHNCA/UCA, en el Día Mundial de la Poesía, junto con Ars Poética, de Claribel Alegría.
**********************************

LOS LIBROS MÁS PEQUEÑOS DEL MUNDO
En vista de que hemos recibido numerosas llamadas de personas interesadas en adquirir los singulares libritos, de los cuales se publicó una reseña en la edición anterior, la dirección es: Colonial Los Robles, Galería 3 Mundos, que sita del restaurante La Marseillaise 2 ½ c al lago. Telf.: 267-0304.
********************

Envío
Marzo 2007
Marina Ester
Salinas Martínez
Como siempre, Envío nos trae temas de interés nacional acerca del accionar del nuevo gobierno a 60 días de la toma de posesión: Más señales preocupantes; El gobierno no tuvo capacidad de cambiar el presupuesto; Política de comunicación: reflexiones necesarias; Dilemas de la izquierda: ¿En este Estado neoliberal? ¿Con qué ética?
En Guatemala: Diputados asesinados: aparatos clandestinos en la Policía; Rigoberta Menchú entra en el escenario electoral; y a nivel centroamericano: Un retrato de los grandes grupos económicos.
Dentro de las señales preocupantes que da el nuevo gobierno, el Equipo Nitlapán-Envío analiza principalmente la arremetida que Ortega y Murillo han emprendido contra los medios, especialmente, aunque no lo digan, La Prensa y el Canal 2, ataques desde distintos ángulos, financiero: distribución de publicidad por Murillo, con el objetivo de premiar o castigar lealtades o deslealtades; fiscal: suspensión de las exoneraciones de impuestos a los medios en cuanto a importación de papel y otros insumos necesarios. Otro escudo para esconder a la corrupción sería el establecimiento de penas de cárcel para quienes intercepten o filtren a los medios documentos considerados confidenciales” y “privados”, favoreciendo el secretismo oficial.
Otra señal preocupante es los Consejos: contra-poder a la Asamblea: “Los Consejos que ya han empezado a organizarse funcionarán como una Asamblea alternativa o Parlamento paralelo para la “movilización popular de las bases”… Éstos convocan a miembros de las disgregadas organizaciones de masas de los años 80, abandonados a su suerte durante estos años y que ahora escuchan que sólo organizados recibirán “lo que viene” (¿créditos venezolanos, bonos del proyecto Hambre Cero, créditos y materiales para viviendas, medicinas, operaciones y becas en Cuba o Venezuela, algún empleo estatal?)… La intención de organizar un contra-poder al de la Asamblea se desprende de las palabras de Ortega en el discurso que pronunció en Monimbó: “El Gobierno, el Ministro correspondiente y el Presidente están en la obligación de ir a defender lo que aprobó el Consejo en la Asamblea Nacional, irlo a pelear, irlo a defender”.
Néstor Avendaño, economista independiente, envía un consejo al actual presidente Ortega: “Sea un presidente de centro, no se vaya en exceso ni a la derecha del capitalismo salvaje ni a la izquierda del populismo económico. Manténganse en el centro. Inicie la construcción de una verdadera economía social de mercado en Nicaragua”.
“El candidato y hoy presidente prometió algunas cosas muy difíciles de cumplir fuera de un discurso de populismo político. Por ejemplo, “De-sempleo Cero”, pero el Estado no produce puestos de trabajo, que son generados principalmente por la empresa privada. El único empleo que genera el Estado es el de la burocracia del aparato gubernamental, el magisterio, los trabajadores de la salud y los trabajadores de la construcción en los proyectos de construcción pública. No hay más. ¿Cómo puede el gobierno entonces reducir el desempleo a cero? Fue una expresión de populismo político. También prometió “Pobreza Cero”. Pero ¿de dónde saldrán los recursos para cumplir con esta promesa? Para reducir la pobreza, el Estado debe tener una participación estratégica activa en aquellos sectores del mercado que son primordiales para lograr reducir la pobreza con crecimiento y desarrollo económico, y con equidad. Creo que ni solo el mercado ni solo el Estado podrían cumplir esta promesa”.
***********************

Holanda
Rodrigo Peñalba
Marina Ester Salinas Martínez
Es artista plástico digital y prosista. Fue integrante de Literatosis, prácticamente desde el origen del grupo en 1998, hasta su fin en 2003. Siempre se dedicó a cultivar la prosa, la cual se caracteriza por ser ágil y descriptiva. Analogías, asociaciones y contraposiciones son algunos de los recursos que este autor utiliza para el talle de su prosa.
Ha publicado textos en Estrago (La Hoztia), Nuevo Amanecer Cultural y Las Palabras Sobran. Participó en el Primer Encuentro de Escritores y Escritoras de Centroamérica, en octubre 2005, Panamá.
Aquí dejamos un trozo de un poema erótico de Peñalba, donde nos dice que las mujeres de Monimbó también se masturban. También: “El lunar del cuello que se repite en el pecho, que se repite en su costado derecho, que se repite entre sus piernas, siempre el mismo. Señal de nacimiento que nadie de los que han pasado por ella recuerda. Todos los hombres están ciegos y amnésicos. No saben quién es. Con sus dedos jugando en la tierra despierta sus protuberancias y profundidades, frente al espejo. Narciso sería humilde cristiano ante esta sacerdotisa. Su boca deja escapar sonidos telúricos, de tierra que ruge y se revuelca por dentro, montaña adentro, monte arriba, monte abajo, la estrella vespertina, lunares negros, piel morena. El cuerpo húmedo secándose contra las sábanas. Pero ella no es icono de televisión. Ella es de las buenas, de las que van al cielo. Se masturba, y los hijos duermen tranquilos en el cuarto contiguo. No es feminista, eso es invento de las mujeres de ciudad, las mujeres de afuera, de las chelas. No es feminista, pero las mujeres de Monimbó también se masturban”.
*******************

Ars Poética
Claribel Alegría
Marina Ester Salinas Martínez
“Esta antología es más o menos la síntesis de mi vida. Recojo en ella mis inquietudes de adolescente, mi trayectoria en Santa Ana, el descubrimiento del amor, mis desencantos, mis obsesiones (la liberación de nuestros pueblos, por ejemplo), el exilio y, finalmente, mi encuentro con la vejez y la presencia inexorable de la muerte.
Espero que algún poema o dos le sirvan a alguien para iluminar su camino o embalsamar su herida.
Moriría así feliz de haber nacido”. Claribel Alegría
Con las palabras anteriores la autora de Ars Poética cierra su obra en la contraportada. “Su Majestad”, como es conocida en el ámbito poético, a sus 82 años inspira serenidad, ternura y respeto.
Un Credo vivencial, lleno de realismo nica, es el que Claribel nos regala en esta obra, propio de los tiempos de la dictadura somocista. CREDO: Creo en mi pueblo/ que por quinientos años/ ha sido explotado sin descanso/ creo en sus hijos/ concebidos en la lucha y la miseria/ padecieron bajo el poder/ de los Poncio Pilatos/ fueron martirizados
Secuestrados/ inmolados/ descendieron a los infiernos/ de la “Media Luna”/ algunos resucitaron/ entre los muertos/ se incorporaron de nuevo/ a la guerrilla/ subieron a la montaña/ y desde allí/ han de venir a juzgar/ a sus verdugos…
Y en HOGUERA DE OTOÑO la autora muere de repente, en otro cuerpo, entre un festín de llamas y rumores; el principio y el fin: Primero son las hojas/ fosforecen un rato/ se destiñen/ retroceden al fondo/ son ceniza/ nubes grises/ que se abren como alas/ giran en remolinos/ forman lecho/ sostienen a la brasa/ que despierta/ a mi dura corteza/ a mis raíces/ que brillan en el centro/ y no se queman/ son ellas que lo guardan/ que lo nutren/ en el centro del fuego mis raíces/ bailarina de brazos/ enlazados / pequeña salamandra gigantesca/ … navegan en fuego mis raíces / se clavan en mis ojos/ se desgajan/ son libertad/ y muerte/ y laberinto/ el principio/ y el fin/ sobre el abismo claro/ de una hoguera/ que se buscan/ se anudan/ se separan/ estallan como chispas/ como nudo de gritos/ y son centro/ y memoria/ y porvenir”.
Ars Poética se presentó el 20 de marzo de 2006, en el IHNCA/UCA, en el Día Mundial de la Poesía.