Nuevo Amanecer

Sin arcoiris fuera triste

Poemas de niños con cáncer

“Ignoro cuánto sea el beneficio terapéutico que les produzca la poesía, pero sí veo la gran alegría que les produce, cuando la oyen leer y más todavía cuando la hacen ellos mismos. Más importante para mí que el beneficio terapéutico es el hecho que están cantando la creación. Todos estos poemas reunidos son como un himno a la belleza de la creación. ¿No es éste el sentido del universo, y para esto es que ha sido creado? Para que celebremos esta creación de Dios en que hay arcoiris, tortugas, ranas, conejos, patos, luna, culebras, pericos, niños, e incluso niños con cáncer. Pero no sólo para que la celebremos nada más y muramos. Sino sobre todo para que nosotros junto con toda ella resucitemos, a cualquier edad que sea que uno muera. Cristo lo ha jurado”.
Ernesto Cardenal.
Julio Valle-Castillo, William Agudelo, Daysi Zamora, Luz Marina Acosta, Claribel Alegría y como instructor permanente el poeta Marvin Ríos junto a Ernesto Cardenal se han dado a la tarea de llevar alegría y esperanza a través de la poesía a muchos niños con cáncer, la técnica que utilizan es leerles poesía nacional y extranjera, seguidamente los niños escriben sus poemas, los cuales son revisados por los poetas asistentes, quienes les cambian detalles mínimos con el permiso del autor(a). Con la coordinación de Claudia Chamorro y las ilustraciones de la Embajadora de Alemania, y también pintora Christa Unzner-Koebel, quien pintó las ilustraciones del libro, podemos disfrutar de estas creaciones infantiles, como:
El pollito: El pollito amarillito/sigue un gusanito que camina/ estirándose y encogiéndose./ Dice pío pío llamando a su mamá. José Olivas, 17 años, Camoapa, Chontales.
Conejos: Me gustan los conejos de color overo/ corriendo y brincando con orejas largas/ y la cola pequeña./ Los matan porque se comen los camotes/ la yuca, los frijoles y el maíz/ y me da pesar ver morir un conejo. Yorling Imara Aguilar, 13 años, Cinco Pinos, Chinandega.
La noche: La noche está cayendo/ y las estrellas están con sus rayitos/ alumbrando como el sol./ Después los gallos cantan/ y cuando viene la mañana/ sale la mariposa/ a oler las flores. Geovani Antonio Vega, 10 años, Managua.
Gracias, poetas, poetisas, es una tarea muy noble, sigan dando alegría y esperanzas a estos niños que tanto lo necesitan.
Marina Ester Salinas Martínez