Nuevo Amanecer

Hilda Vogl el 8 de marzo y la mujer nicaragüense


El 8 de marzo es un día que nos hace llamar la atención hacia una intrínseca y simbiótica parte de nuestra sociedad: la mujer. Ella, a pesar del primordial papel que tanto en lo económico, político y social en nuestro país de forma callada protagoniza, tradicionalmente ha sido, y es, marginada y excluida, al punto de dedicarle un día del año, el Día Internacional de la Mujer, a fin de que sus valores no nos pasen inadvertidos.
La Unión Nicaragüense de Artistas Plásticos (UNAP) en este día, hace énfasis a esa parte: carne, sangre, cerebro, corazón, vida y sentimiento de nuestra sociedad, inaugurando una importante exposición de obras, de más de 40 de los miembros y afiliados, entre varones y mujeres de la asociación, entre ellos 12 pintores primitivistas, dedicándosela a una nicaragüense: mujer, madre, hija, hermana, esposa, amiga, artista plástica destacada y miembro fundador de la UNAP, la pintora Hilda Vogl.
Hilda aportó a la plástica nicaragüense con una obra pictórica que trascendió las fronteras nacionales. Con su pintura hizo un inventario del paisaje bucólico nacional, enfatizando imágenes de las costumbres y cultura popular y sus tradiciones. También incursionó dentro de la pintura primitivista en el retrato y el paisaje urbano, con posibles afanes de denuncia del contraste social.
Mas uno de sus grandes aportes a la pintura nacional fue su forma particular e inigualable de hacer pintura, al crear una especie de atmósfera gris plateada, y un manejo de luces que hacían ver sus obras, en su mayoría paisajes campestres y apacibles, envueltas en un mágico brillo, que resaltan dentro del contraste y la composición la intensidad del rojo y lo puro de otros colores. Hilda Vogl logró un verdadero estilo en sus realizaciones, mismas que hoy forman parte de manera imprescindible en el repertorio de la pintura nacional.
Hacer homenaje a Hilda Vogl en el Día Internacional de la Mujer, llena de orgullo a nuestra asociación por la labor íntegra, circunspecta pero a la vez expresiva en su pintura, miembro directivo, impulsora, promotora y organizadora de trabajos culturales, ella misma en otros momentos muchas veces organizó exposiciones en homenaje a la mujer nicaragüense.
Vale resaltar el papel de la mujer en la cultura nacional que Hilda Vogl vivamente representa, una dentro de una pléyade de figuras importantes como escasas que son dibujantes, diseñadoras, pintoras, escultoras, fotógrafas, cineastas, poetas, novelistas, narradoras, actrices e incluso autoras participantes y pioneras de nuevas tendencias estilísticas dentro de las artes. Vaya para Hilda Vogl y todas las mujeres trabajadoras de la cultura y mujeres de Nicaragua nuestro saludo.

Marzo, 2007