Nuevo Amanecer

Franz Galich


Estimado don Luis:

Le saludo muy cordialmente.
Recibí impactada la noticia del fallecimiento de Franz: se nos fue un hombre valiente y fraterno. Él caló tanto en mi formación como actriz que me motivó a hablar de él cuando escribí mi historia en “Años de pasión”. Y es por ello que envío un par de párrafos donde expreso la gran impresión que causó en mí su personalidad. Si cabe en algún tipo de homenaje que el NAC piense realizarle, bien.

Muy agradecida por su atención.

Y Franz Galich, quien rompió el esquema del catedrático convencional, no pasó nunca la lista de asistencia. “Aquí viene el que quiere aprender”, expresó una vez. Nunca se dio cuenta que Carmen Buitrago le admiraba tanto que le llamó “Agamenón” en secreto, el griego de La Ilíada llamado Rey de los Hombres. Nos llevó de la mano por el mundo de Historia del Arte hablando de una manera tan sencilla que no fue necesario que nos diera folletos, ni que nos dictara los contenidos. A él le gustaba explayarse en los temas, pero también que nosotros participáramos en la clase. Cada quien escribía lo que asimilaba y en los exámenes nos permitía echar un ojito a nuestros apuntes.
En el JRG nos mostró la Historia del Teatro y cuando nosotros lucíamos alguna burrada, él siempre retomaba el equívoco y le sacaba partido para orientarnos mejor. “Después de aprender a reírnos de nosotros mismos, tendremos la vida por delante”, nos dijo. Una gran lección para mí, magistral y humilde a la vez. Galich.

Extracto del libro “Años de pasión”

Claudia Contreras