Nuevo Amanecer

Fritongo Morongo


Un joven mestizo con ascendencia creole y con fisonomía singular se roba tres pargos en el Mercado Oriental. Así empieza una historia que, tras su supuesto envenenamiento a manos de un prestigiado yerbero, genera un gran revuelo y movimiento popular que tiene como sustento una percepción equivocada de los hechos.
De inicio a fin, la novela está marcada por la acción, sin redondeos ni abundantes descripciones, cuenta los conflictos que van construyendo una leyenda en el popular Mercado Oriental de Nicaragua, escenario principal donde se desarrolla la historia y que, dada la confluencia de acontecimientos que conllevan a la aparición de un fantasma que más tarde erigen santo, se convierte en un centro comercial y domiciliar de atención global, que con el transcurrir de los años también experimenta una importante mixtura de razas, a causa del peregrinaje y migración que tiene lugar por la expectación del fenómeno que ocurre y la esperanza de un mensaje divino.
La trama de la novela está estructurada a raíz de un equívoco que genera una concatenación de sucesos conflictivos que gobiernan la dinámica popular del Mercado. Los hechos se escenifican de manera libertina y por asociación antojadiza, produciendo un fascinante proceso de comunicación y movilización popular, que como sustrato tiene el chisme, el tratamiento exagerado y deformado de la información y de la noticia. Todo se va articulando de manera laberíntica e intrigante, donde una verdad --o varias verdades-- se asienta en aquella conglomeración humana de particulares características, pero con génesis falsa o totalmente distorsionada. Y así, con el transcurrir de los años se hace la leyenda de Fritongo Morongo, incorporándose férreamente en la imaginería y cosmogonía popular del lugar.
Su narración es periódica y rítmica. Su lenguaje popular y literario es abundante en recursos lingüísticos que caracterizan la idiosincrasia de todo un pueblo. El conflicto es su eje principal. Lo oculto tras los hechos se va revelando conforme el curso de la historia, con impulso detectivesco, hasta llegar al fondo de la verdad, misma que no sale a flote por el sólido edificio cosmogónico popular, dejándole como único recurso al narrador --un periodista de una ciudad norteamericana que estudia y asume el lenguaje local-- de contar la historia a la manera folletinesca para el consumo del Mercado Oriental.
Fritongo Morongo, como personaje principal, permanece ausente en casi toda la obra. Sólo aparece al inicio y en el desenlace, pero como sustancia etérea, omnipresente, se percibe a lo largo de toda la historia, como si en efecto fuera el fantasma que nos va siguiendo en la lectura.
Es una novela que aunque corta, contiene muchos mensajes condensados, como para ahondar en cada uno. Es una obra centroamericana muy nicaragüense, también universal. Entre sus páginas hay un anuncio y un mensaje a la humanidad que tiene que ver con la existencia toda y la descomunal responsabilidad que los seres humanos tenemos frente al debilitamiento de nuestro planeta. Esa lucha que un puñado de hombres y mujeres en el mundo estamos desarrollando, viajando como Fritongo, tocando corazones de los que se nos viene, de no cambiar.

* Sociedad Sexta Raza. Argentina.