Nuevo Amanecer

PINTURA DE UN SUEÑO CON SOFÁ


Uno de mis languidos pies
entre tus manos
tus dedos fuertes recorriendo el arco
con el que me sostengo sobre la tierra
-¿qué es acariciar un cuerpo
sino ayudar a alguien a evadir
por un instante
las leyes de la gravedad?
Un par de brazos
para que mis hombros leviten
y mi cabeza tenga un pecho
como punto de apoyo
El viejo sofá y los dos nosotros
Yo contra vos
como un tren que se detiene
en una estación en la noche
y resopla tranquilo
antes de emprender la marcha
otra vez.
A veces tengo tanto cansancio de ser
De que mis palabras no digan lo que quiero que digan
Tanta necesidad de un punto oscuro donde cerrar los ojos
y no tener que responder por nada, ni por nadie.
Sería hermoso encontrar esa habitación
con el sofá viejo
donde el arco de mi pie entre tus manos
no pesara como el engranaje de una locomotora
obligada a viajar llena de pasajeros
por un calendario implacable
Pero estamos en un mundo lleno de ruidos
y obligaciones y corazones entregados de lleno
a sus solitarios y tenaces conflictos.
Vos y tus ojos viajan en otro carril
como un tren de alta velocidad
y yo que antes alegremente me acoplaba
como vagón de cola al trayecto
no quiero más
que despojarme del aluminio de mi carrocería
y dejarme caer blandamente
sobre el mullido abandono
de caricias en los pies.
Quiero un viejo sofá
Un pecho donde el peso de mi cabeza
Sea el viaje
la aventura
y basta.