Nuevo Amanecer

“Poesía es afán de belleza que nunca descansa” Gioconda Belli


Las campanas de la emoción comunican que la poeta Gioconda Belli ha ganado, con su libro de poemas “Fuego soy apartado y espada puesta de lejos”, el XXXVIII Premio Internacional de Poesía Ciudad Melilla; o sea, la suma de otro agradable acontecimiento literario a los que nos tiene acostumbrados Gioconda, de encontrar la vida en la voz única de su poesía.
Considero que Gioconda Belli, en tanto escritora, poeta, novelista y articulista, ha contribuido a una tarea difícil, idealista y noble por su dosis compartida: forjar lectores en un país con alta esquizofrenia política. Pero su mérito es aún más decidor, por lidiar contracorriente en este mundo cada vez más arrojado al insomnio y al consumismo.
Belli, con su obra de creación y pensamiento de gran calidad e impregnada de sensibilidad y sensorialidad, se ha opuesto tenazmente a que las malas noticias no destruyan ni arrebaten el ejercicio claro de nuestra esperanza.
El Premio Internacional de Poesía Ciudad Melilla goza de un gran prestigio y reconocimiento intelectual, siendo ganadores del mismo grandes poetas como el español Luis Antonio de Villena en 1995, y recientemente el poeta Benjamín Prado en 2001 y uno de los jurados que otorgó su voto para la obra poética de Gioconda Belli decidiendo entre más de 200 obras de autores participantes en el certamen literario cuya dotación de dinero alcanza los veinte mil dólares y la publicación de la obra ganadora en la Editorial Rusadir.
Gioconda Belli también ha ganado el V Premio de Poesía “Generación del 27”, con el libro de poemas “Con mi íntima multitud,” siendo la primera escritora latinoamericana a la que se le otorga.
La poesía de Belli aparece en una página web de grandes poetas de literatura erótica. “La lengua de los autores consagrados” junto a Charles Baudelaire y a Juan Gelman.
En poesía ha ganado el Premio de Poesía “Casa de Las Américas” con el poemario “Línea de Fuego” en 1978, Cuba. Así también merecedora del Premio “Mariano Fiallos Gil” con el libro de poemas “Sobre la Grama” (1974), prologado por el maestro José Coronel Urtecho y otorgado por la UNAN-León.
Ha publicado “Truenos y Arcoiris” 1982 y “Amor insurrecto” 1984.
En Novela: “De la costilla de Eva” 1989, “La Mujer Habitada”, 1994, “Waslala”, entre otras. Su obra literaria ha sido traducida y reseñada en los idiomas inglés, francés, italiano, alemán y japonés.
La poeta nicaragüense Rubí Arana, coordinadora de La Feria Internacional del Libro en la ciudad de Miami, me ha informado que el próximo 14 de noviembre la escritora Gioconda Belli y Sergio Ramírez Mercado serán los invitados en “Cita con la literatura nicaragüense”.
Gioconda Belli, a quien felicitamos por tan hermoso premio a su obra literaria, concedió a Nuevo Amanecer Cultural esta reveladora entrevista que le invitamos a leer.

Gioconda, ¿ los premios son un certificado de inmortalidad o accidentes hermosos?
Los premios y la inmortalidad no tienen ninguna relación, pero cuando uno es escritor profesional, los premios ayudan a difundir el trabajo. Son importantes, a mi juicio. No son esenciales, ni hay que depender de ellos, pero uno se alegra cuando los recibe porque son un reconocimiento y un estímulo. Los escritores no somos diferentes a los otros artistas y cualquier artista sabe que un reconocimiento que viene de un jurado de prestigio ayuda a darle más solidez a la imagen pública de quien lo recibe.

¿Cuáles son los libros que te han asombrado en tu vida?
Los de Julio Verne cuando era jovencita. Más tarde: Pedro Páramo, La muerte de Artemio Cruz de Fuentes, Cien Años de Soledad del Gabo, Rayuela de Cortázar, la Señora Dalloway de Virginia Woolf, Los hijos de la Medianoche de Rushdie, La guerra y la paz de Tolstoy, Shakespeare. El Quijote, Thomas Hardy, D.H. Lawrence, Donoso, Luz de Agosto de Faulkner. Hay tantos libros asombrosos. A veces me pregunto si hacen falta más libros en el mundo. Probablemente ya hay suficientes, pero uno también escribe por razones egoístas, porque lo necesita para ser feliz

¿Qué es mejor:escribir o leer? Y me refiero al acto de escribir, a la capacidad de asombrarte.
Cada una de esas actividades tiene su dosis de gozo. Me encanta ver cómo otros resuelven y desarrollan sus historias, me encanta que logren asombrarme, pero también me apasiona el proceso creativo, ese estado extraño en que se sume la mente y que uno nunca sabe dónde irá a parar. Lo que más me gusta de escribir novelas, por ejemplo, es el descubrimiento porque nunca sé qué va a pasar exactamente. Lo descubro mientras voy escribiendo
¿Cómo relacionas a la poesía con el resto de tu práctica intelectual?
La poesía es otro instrumento expresivo para mí. Hay cosas que sólo puedo expresar en poesía.
Es como si le dijeras a Carlos Mejía Godoy que si le salen mejor las cosas con el acordeón o con la guitarra. Cada canción tiene su instrumento y en el caso de la palabra sucede lo mismo. Hay cosas que digo mejor con un poema y otras que requieren un formato más largo, como la novela, por ejemplo o hasta el artículo de opinión o el ensayo.
La poesía está llamada a expresar la verdad de la existencia que también es brusca, imperfecta y cruel. ¿Qué opinas?
La poesía está llamada a ser lo que nosotros querramos que sea; a expresarNOS y lo que expresa depende de quién tañe la lira, qué quiere cada poeta que diga el poema que escribe.

¿La poesía una utopía inútil?
A veces me parece que sí, pero sólo a veces. Sin embargo la utopía es en sí “el lugar que no es”, es impracticable, pero por eso mismo, por lo elusiva y distante que es, representa en cierta forma ese afán de belleza que nunca descansa, esa terquedad de pensar que la armonía, la estética, la perfección es posible. Los seres humanos aspiramos a eso. No sé por qué, porque rara vez lo conseguimos, pero la aspiración está allí y es uno de los grandes temas de la poesía: lo inalcanzable.

La humanidad es una sola. ¿Cómo afecta la globalización a la poesía?
En la medida en que afecta la manera en que vivimos, afecta la poesía.
¿Cuáles son los libros de tu biblioteca ideal?
Todos los que me alcancen. Hay tanto que leer en este mundo que cada vez que leo un libro, pienso como el personaje de la Maga de Cortázar que no he leído un libro más, sino que ese libro es un libro menos de todos los que quisiera leer en mi vida.

Fuego soy, apartad, ¿será que el mundo está envejeciendo?
El título del poemario fue reportado con un error tipográfico en las noticias. El título del poemario que ganó el premio es: “Fuego soy apartado y espada puesta lejos” . Eso lo dice la Pastora Marcela en El Quijote. También Carlos Martínez Rivas usó esa cita, en “La Insurrección Solitaria”.
Creo que cada generación piensa que el mundo está envejeciendo en la medida en que envejece su protagonismo. Me parece que para los jóvenes, el mundo sigue siendo tan nuevo como lo fue para nosotros.

Reloj de Arena
Muy pronto
no me quedarán de vos
más que las fotos fantasmales de la infancia
esas imágenes apagadas de una realidad
para siempre perdida y para siempre inalcanzable:
esas fotos donde posás con tu traje de basquetbolista de los Grifos
tus piernas torneadas y fuertes
bajo la calzoneta satinada
-esas mismas piernas que ahora apenas te sostienen-

Tu mirada en estos días
me recuerda los globos y su manera de flotar leves
sobre el aire.
¿Cuánto de vos se ha ido ya?
¿Cuánto de vos se aferra aún a las bolsas de arena,
al lastre que tirarás por la borda
hasta que al fin te alcés en tu nave de colorines
y te perdás detrás de las nubes
tu mano trémula haciendo el último esfuerzo
por decir adiós?

Has regresado a una niñez desvalida
ya sin juegos, sin nada que aprender.
Te hablo como a un párvulo.
“Todavía faltan unos pasos para llegar a la grada, papá.
Esperá, no levantés el pie todavía”
Y me obedecés con un aire entre arisco y agradecido
porque en tu percepción de vos mismo
los ecos del pasado tienen más realidad que este tu presente
a tientas.

Serio y callado, íngrimo como un náufrago
en la cascarita de nuez de tu cuerpo
tu voz ya sin aire en la garganta
te deshacés frente a mí.

LA VIDA ME DEMANDA OTRO ROSTRO
La vida me demanda otro rostro,
otra postura
el vaivén de los años
los escollos
las rocas
me han dejado la piel expuesta a la sal
Dentro de mí
se reacomodan las palabras
y las emociones
para un mundo que se ha hecho viejo
y desdentado
Cuesta abandonar el oásis
al que uno soñaba con llegar
y mirar el entramado de
las pasiones humanas
y aprender que nadie está a salvo
de la iniquidad
Es en el desvelo
y las pesadillas
donde yace el misterio
que no resuelven las revoluciones
ni las utopías
El lado oscuro del alma
es tan cierto como su luminosidad
y sus laberintos son grutas
donde las almejas y los cangrejos
esconden sus pinzas rosadas
prestas para el mordisco de la sobrevivencia
Tantos años he querido
interpretar el mundo como un proyecto inacabado
de Paraíso Terrenal.
Mis lecturas de libros amables
la nobleza de mis ancestros
mi infancia plácida
no me prepararon para lo inicuo
lo informe, el desafío de los entuertos

Como la luna
he sido horadada por una lluvia constante de meteoritos
Me pesan las vendas en los ojos
y las sonrisas sostenidas a punta de fe
Me pesa la confianza
como una ceguera fácil y sin profundidad

Para esto me servirá la madurez
para adentrarme más allá del verdor
y ver y amar sin miedo la totalidad:
la podredumbre
igual que la gloria.

La vida me demanda otro rostro
Quitarme la máscara de infancia
Gritar.

ECOLOGíA
Agua
La brisa
Ha perdido
Su Norte
Y se desliza
En manada
Desde los manantiales
Y pozos
Del cielo.
Estoy
En un mundo
Que silenciosamente
Se agota
Que muere
Como un niño
Desvalido
Sin nadie
Que
Lo
Acune.