Nuevo Amanecer

Brújula para leer


Catarrán
Chontaleñidad
Marina Ester Salinas Martínez
Profesor Guillermo Rothschuh Tablada
En ocasión del XXVI aniversario del fallecimiento del profesor Gregorio Aguilar Barea, el profesor Rothschuh insta a los asistentes a tomar conciencia de la pérdida de todos los valores culturales, tradición, costumbres del chontaleño, su propia identidad. En clara alusión al Instituto denuncia ante el maestro Aguilar Barea: “El Instituto que nosotros dejamos ya no es el mismo, ha caído en picada, vive una completa anarquía, él ha sido todo menos fanal de permanente luz. Ha sido: pista de bailes, campo de ferias, garaje, sala de conteos electorales, escenarios de crímenes --en su acera junto a la viñeta Clan Intelectual de Chontales--, cayó María José Bravo. Sangre que hicieron correr los creadores de los pactos”.
Atención chontaleños, pongan su barba en remojo y esto no va sólo para ustedes, va para todos los nicaragüenses; aquí está claramente definido lo que es y lo que no es chontaleñidad, y yo me atrevo a decir nicaraguanidad.
“Celebrar lo folclórico no es ir contra nuestra identidad, todo lo contrario, es vivificar nuestras viejas raíces, es sacar a manos llenas nuestra chontaleñidad. Esto es volver al bramadero y no importar la manga del montado, practicada allá por los jinetes tejanos, chontaleñidad es volver al curtido de Catarrán, y no al trapo rojo que promueve una bebida gaseosa o un partido político que está en el poder o quiere llegar a él. Chontaleñidad es abrir una pequeña muestra de nuestra artesanía, reproducir a nuestros mejores poetas, maestros e intelectuales. Desde Irribaren hasta Wilfredo Espinoza Lazo, ese joven poeta tomasino, el que desde la altura de la Ñámbara quiere escalar las altas cumbres de los Andes para palpar el rostro triste de César Vallejo”. “Chontaleñidad es respetar a nuestras instituciones culturales, y no convertir nuestros centros de enseñanza en expendios de licores y menos en contertulios que llegan hasta el amanecer.
Así el comisionado de la Policía Nacional no ponga un límite a las amanesqueras. No convirtamos a las alumnas en cantineras¨.
En este mes que se celebra en los centros de estudios el choque entre los dos mundos, “Día de la Hispanidad”; maestros, alumnos, padres de familia reflexionemos sobre las palabras sabias del maestro de maestros, profesor Guillermo Rothschuh Tablada.

Envío octubre 2006
Marina Ester Salinas Martínez
El equipo Nitlapán-Envío realizó su análisis previo a las elecciones, en la recta final “Sorpresas y efectos especiales en las vísperas del 5 de noviembre: La película llega a su final”. Los Pellas respaldan a Eduardo Montealegre. Listos por si acaso, el gran capital nacional y extranjero se arreglaría de inmediato con Ortega al frente de un nuevo gobierno del FSLN si se compromete a cumplir tres condiciones: renovar el acuerdo con el FMI; nombrar en las áreas económicas y financieras un gabinete de gente de reconocida trayectoria pro-mercado y no utilizar las instituciones del Estado para ejercer intimidación y represión. Las elecciones pondrán a prueba en qué medida la derecha se dividió y el liderazgo de Alemán se desgastó, en qué medida la tradición liberal clientelista y prebendaria representada por el PLC pesa más que la modernización del liberalismo que representa ALN. La gran sorpresa en materia de transfuguismo la logró el FSLN a costa de ALN al seducirle a su candidato a diputado nacional Salvador Talavera, Presidente del Partido de la Resistencia --aliado de la ALN-- y a otros cuatro dirigentes de la Contra, trayéndolos bajo el toldo multicolor de la Gran Alianza Nicaragua Triunfa.
Compra y venta de conciencias: viéndolos crecer y viendo cómo el MRS le ha quitado una porción de su voto cautivo, el FSLN no ha dejado de buscar tránsfugas entre quienes compiten bajo el sombrero de Sandino. Les ofrecen dinero o resolverles problemas personales, de empleo o judiciales. O los presionan con supresión de becas y alza de impuestos. O les hacen visitas nocturnas en las que amenazan y chantajean… Daniel Ortega y Rosario Murillo regaron en último tramo de la campaña la noticia de un “segundo talaverazo”: la gran sorpresa final del FSLN sería que el candidato a Vicepresidente por la Alianza MRS, Carlos Mejía Godoy, se integraría, con su acordeón y su prestigio, al FSLN. En una carta pública a la pareja Ortega-Murillo, Carlos le respondió con contundencia: “En nombre de Dios, de la patria y de mi familia, les exijo: saquen mi nombre de esta lista de tránsfugas quienes --sin una pizca de dignidad-- se venden al mejor postor…”
La sorpresa del Güegüence: ¿Qué sorpresa ha preparado la Alianza MRS para el final de su campaña? Ninguna. No hay efectos especiales anaranjados. Confían en que sea la secretividad del voto la que dé la sorpresa.
Confían en que en ese momento de “yo solo con mi conciencia” se rompa el miedo instalado en muchos electores… “No tengás miedo… El voto es secreto… La sorpresa la das vos”: así terminó su campaña la Alianza MRS, confiando en que el espíritu Güegüence que habita en el alma nicaragüense dé la sorpresa final.
Concluyen estas reflexiones: desde la incertidumbre… Lo que está claro es que todas las energías, todas las vanidades, inseguridades, buenas intenciones, malos deseos, rezos y maldiciones que precedieron a la jornada electoral se irán acomodando y mezclando para producir en las urnas un resultado que no resolverá los grandes problemas de Nicaragua, pero que sí les dará una nueva forma”.