Nuevo Amanecer

Por el mundo inmenso de Carlos


(un ejercicio del recuerdo)

Carlos Martínez Rivas fue su biblioteca interminable, y su brazo fecundo y joven sus cartas. Y luego el CMR inmenso como creador de contenidos espirituales, su gran poesía. Su obra en su palabra fascinante y extraordinaria creciendo en su transparente magisterio poético. Debo hacer una salvedad: “Una vez en Madrid en 1965, cuando lo llamé “maestro”, el poeta me respondió que maestros únicamente eran los muertos; que jamás le llamara muerto a un vivo, a un contemporáneo. Beltrán Morales (tomado de “Carlos Martínez Rivas”, La Prensa Literaria, agosto 1977).
Así fue de clásico y sensible en sus sentimientos Carlos, y esto es parte de la reflexión que dejó en el auditorio “Roberto González” el poeta Luis Rocha, Director de “Nuevo Amanecer Cultural” al hablar de CMR leyendo el excelente ensayo “Carlos/Mujeres/Poemas” representando a los galardonados de la “Jornada Carlos Martínez Rivas”, el pasado 13 de octubre de 2006. En los recuerdos de Rocha encontramos a CMR lúcido y capaz de interpelar la creación íntima, social y amorosa, que supo ser siempre, y de manera trascendente el poema sincero repartido en la vida de su dolor profundo con la disposición de crear poesía escribiendo con el ojo y el oído del más estricto amor. Y CMR lo confirma escribiendo sobre “Nuestra Juventud” en la Revista Alférez, en la España de 1947: “Sustituir, o completar, al “intelectual católico” con el “espiritual católico”. La Gracia se manifiesta en la inteligencia por la Fe, en la voluntad por el Amor. La Fe ilumina y ordena todo, pero sólo el Amor puede construir. Y el Amor es la Caridad, y su forma más alta la Caridad para con Dios y ésta se manifiesta por el odio al pecado”. También Rocha nos recordó al contarnos los años de la entrañable amistad con el poeta Carlos Martínez Rivas, aquella urgencia de Sócrates, que se consolidó sin discusión en él: “Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia”. Otro dato innegable de los recuerdos de Rocha y que José Coronel Urtecho confirma es que Carlos Martínez Rivas es un gran poeta y que tiene un ojo privilegiado para la poesía: “Cuando digo de Ernesto Cardenal y Carlos Martínez Rivas que uno es un tigre y el otro, un ave de paraíso, supongo que lo que quiero decir es que no se pueden comparar”. “El silencio de Carlos Martínez Rivas es trópico trillado y obligado entre nosotros, que somos sus discípulos, amigos y posibles herederos”, reiteró el poeta Beltrán Morales, para ponernos en la evidencia espiritual del gran creador. A Carlos Martínez Rivas, según el desprendimiento de lo contado por Rocha, no le inquietaron en manera alguna los premios a su obra. Vivió en la irreverente alegría de apreciar la literatura como un destino y no envejecer, y ser un crítico de los libros que amaba, y gozar de la crítica de sus lectores y amigos poetas. Rocha esa noche hizo un recorrido enternecedor de la gracia de vivir del poeta CMR, y además, incluirnos en su viaje en el periplo de admiración de su vastísima obra, que yo sentí como un premio de tolerancia y convicción infinita. Por su parte, el rector de la UNAN, Francisco Guzmán, como anfitrión de la “La Jornada Carlos Martínez Rivas”, se refirió a los vínculos culturales que unieron a CMR con la Universidad Nacional de Nicaragua al compartir sus tesoros poéticos en la “Cátedra Carlos Martínez Rivas”, única en Centroamérica. Guzmán también se refirió con tristeza, pero advirtiendo que en el mundo hay 771 millones analfabetos, la mayoría en los países pobres, según informes de la UNESCO. La idea es abrir el debate sobre el futuro de las universidades, sacar las conclusiones y plantear estrategias de desarrollo nacional que vinculen a la universidad, indicó. Lo importante es empezar a proponer una estrategia de desarrollo nacional de la universidad y afianzar el modelo productivo. La universidad es pieza clave del crecimiento socioeconómico, agregó. El rector Francisco Guzmán entregó certificados de honor a María Lourdes Tercero en representación de la Asociación de Promotores de la Cultura (APC), al escritor Carlos Tünnerman por el Centro Nicaragüense de Escritores, con igual distinción a la poeta Marta Leonor González, por el suplemento “La Prensa Literaria; a la poeta Isolda Hurtado por la Asociación Nicaragüense de Escritores (ANIDE) y a la cantante María Belén Cardenal por Radio Güegüense. De todas las instituciones galardonadas, el académico destacó sus méritos en beneficio de la cultura y el país. En la gala de “La Jornada Carlos Martínez Rivas” fue muy aplaudida la participación de la cantante Marta Baltodano interpretando bellos tangos de la autoría del gran Astor Piazola y de la grande Chabuca Granda. La comunidad universitaria gozó a lo grande de este evento artístico que resultó todo un éxito.