Nuevo Amanecer

Mi amigo Leonel Vanegas


A los pintores
Alejandro Arostegui
Orlando Sobalvarro
Róger Pérez de la Rocha

¿Reveló el pincel los secretos de su corazón?
Sus últimos cuadros son los de un demonio
en el último piso del infierno,
cuando los terribles pensamientos invaden la mente.
Tenía dificultades con la felicidad
y pensaba que estaba alucinando.
Siempre estuvo esperando algo frente al paisaje
y ahí se sentía como un hijo succionando la vida desde adentro.
Pero era un intrépido albatros y le gustaba la orilla del mar
o se echaba unas paladas de tierra encima
para sentirse como un gusano saliendo de una manzana.
Vanegas tiene unos paisajes
de cuando los pájaros nadaban en el mar como los peces,
y de cuando la tierra era una bola de fuego en el espacio.
A veces se sentía como un gigante
que podía montar pájaros en el cielo,
pero siempre supo que toda alegría necesita una tristeza
para caminar de la mano.
La pintura de Vanegas tiene la ley de la gravedad de la poesía
que eleva las manzanas al cielo.
Le ofreció a la pintura la ruina de su vida.
Oía voces y recibía mensajes en sus sueños
y hacía pinturas para atraparlos .
Para Vanegas, Marte era la estrella roja brillante
que aparece sobre el cielo de Nicaragua,
que se levanta en el oriente cuando comienza a oscurecer
y sube toda la noche hasta ponerse en occidente
perversa y excitante con alguna versión de la verdad.
Vanegas era como el mundo
que nunca sabe lo que necesita.
Sus espirítus venían desde abajo
y por ellos veía esos racimos humanos que afloran en la noche
y a través de ellos tocaba los pensamientos que se agitan
detrás de rostros inexplicables.
Cuando ibamos a Granada y a Diriá
en los tejados veíamos beatas y palomas
y me oía de mis amores complicados:
que vienen cuando las odio y huyen cuando las amo.
Vanegas pintaba sus propias plumas para volar
y pintaba : de los ojos a la mano y de la mano a la tela.
Una vez pintó una visagra roja
y las aletas de hierro se transformaron en alas de mariposa.
¿Con cual color ocultaba sus temores?
¿Contra cual color chocaron sus amores?
Vanegas tiró su vida desde aviones y precipicios
derramando rones en pezones que saben a cerveza,
bailando al ritmo de un corazón que se murmuraba con demonios,
en una frontera de soledad que nunca alcanzó la libertad.

Granada, 4 de octubre de 2006
Día de mi Santo Patrono.

La negación de Pedro

Annuntio vobis gaudium magnum, habemus Papam.
(Os anuncio una gran alegría, tenemos Papa)

Cuando la guerra estaba completamente perdida, en Alemania nazi incineraron a Hitler. Joseph Ratzinger, guardián de la doctrina de la fe y arrogante enemigo del Islam, tenía entonces la edad suficiente para alistarse y no se imaginaba, dominado por el apetito escénico y la fastuosidad autosuficiente, que siguió a la fumata blanca del primer cónclave del tercer milenio, anunciado por las campanas de San Pedro como el primer Papa germano desde la edad media.

Winston Curtis
2006