Nuevo Amanecer

Masajes eróticos

Lo importante es disfrutar del momento y del placer que este momento les pueda brindar, lo demás ya llegará

Las interrupciones son el enemigo número uno de los climas sensuales, por eso se recomienda, para comenzar, desconectar los teléfonos.
Elegir una iluminación suave, sugerente, luz de velas, encender incienso. Cubrir la superficie que se eligió (el piso, una mesa) con una manta o sábanas y tener a mano elementos 'indispensables', como aceite para el cuerpo, lubricantes al agua y guantes.
Disponer de una manta, además, para cubrir a tu pareja una vez que el masaje haya finalizado, porque luego de la relajación que supone un masaje correctamente dado baja la temperatura corporal. Poner algún tipo de música que ayude a crear el clima deseado, que les guste a ambos.
Lubricantes
Algunas personas se sienten más cómodas con una almohada bajo la cabeza o bajo los tobillos, cuando están de frente, o bajo las caderas, cuando se colocan boca abajo.
En este punto hombres y mujeres son similares: ambos necesitan el uso de un lubricante cuando masajean sus genitales, eleva la sensación de placer y evita molestias.
Pero hay otro punto en el que la diferencia de sexos lleva a un mayor cuidado: los hombres pueden utilizar sobre sí cualquier tipo de lubricante (al aceite, siliconados, al agua), mientras que las mujeres sólo deben utilizar lubricantes al agua, para evitar posibles infecciones.
Pero nunca, en ningún momento, utilizar lubricantes al agua con Nonoxynol-9 para dar un masaje erótico, porque causa irritación (a pesar de que el Nonoxynol es un espermicida que viene incorporado en muchos lubricantes femeninos). Los lubricantes y aceites deben colocarse siempre directamente sobre las manos.
Libre expresión
Es importante, aunque parezca un detalle menor, que la persona que va a recibir el masaje se sienta con total libertad para pedir que el mismo sea interrumpido, no importa la causa, así como para exigir una presión mayor o más delicada, o para expresar libremente sus emociones.
No es inusual que personas que están pasando por momentos de tensión emocional sientan la necesidad de llorar durante el transcurso del masaje o luego del mismo. No tiene ningún sentido tratar de discutir el tema. Lo mejor que puede hacerse en esos casos es 'estar', acompañar con afecto y sólo eso.
Lo ideal es que ya exista intimidad sexual en esa pareja. Que no sea un punto de primer encuentro. Y también es importante dejar en claro que no necesariamente un masaje erótico debe culminar con sexo.
Lo mejor que puede suceder es que los integrantes de la pareja entiendan que lo importante es disfrutar del momento y del placer que este momento les pueda brindar, lo demás ya llegará.

*Tomado de latino.msn.com